lunes, 4 de febrero de 2013

GANO ALVARADO

Sobrevivir al borde, su leit motive

Un partido desprolijo, desordenado e impreciso. (Fotos Francisco Mendes)
Bajo presión, como en otras ocasiones, Alvarado consiguió este domingo en la noche la victoria que necesitaba para cortar la racha e ilusionarse con la clasificación al Endecagonal. Fue 1 a 0 sobre Brown de Madryn en el Minella. Imágenes
Alvarado está acostumbrado a la presión máxima. Anoche, como en otras ocasiones, encontró el “plus” en un partido equilibrado que supo inclinarlo en el momento justo para llevarse una victoria tan necesaria y revitalizadora. Así, sigue pensando en la clasificación al Endecagonal por el Argentino A. Venció 1 a 0 a Brown de Madryn en el Minella y confía en estos emergentes 3 puntos para continuar la senda en las últimas 4 fechas. 
Desprolijo, desordenado e impreciso arrancó el partido. Pero muy intenso. Y en el golpe por golpe, el local generó más. A los 6' un pase sin destino de Ceballos terminó siendo útil por el quedo de Roberts. Castillo se la punteó, le quedó a Martínez que disparó de media vuelta y Duarte salvó impecable en la línea de meta. Brown respondió a los 13' con el quirúrgico pase de Ballestero a las espaldas para Parisi que definió por arriba de Evangelisti y Tello rechazó de cabeza debajo del arco. Cinco después, producto de la efectiva salida desde el saque de meta, Tello se proyectó, enganchó y remató rasante, apenas afuera del caño derecho.
Increíble fue la situación que perdió Martínez a los 36'. Cabeceó bárbaro el centro de Anívole y el travesaño le negó el gol de emboquillada, pero tomó el rebote, se tomó su tiempo para ajusticiar a Roberts y el arquero adivinó el remate rasante a su derecha. Mientras que Vergara a los 43' sorprendió con un zurdazo cruzado que salió potente a centímetros del palo.
Inició el complemento y Martínez volvió a fallar, cuando Castillo enganchó y lo asistió en la boca del arco, pero Leandro, displicente, pifió de espaldas al arco. Pero se redimió en el mejor momento del “Torito”, cuando dominó futbolística y territorialmente a Brown, a través del desborde con Castillo. Fabián mandó el centro combado y Martínez anticipó de paloma al arquero para el 1 a 0 que llegó por decantación.
Justo, porque hizo el gasto en el momento propicio y tuvo su premio. Incluso lo pudo liquidar, aunque el ingresado Dierckx no impactó de lleno tras el pase de Ceballos. Y el propio “Trapito” recibió en soledad de Ischia y definió a una punta, pero rebotó en el caño. No sufrió, como en proezas antecesoras, al final. Sólo con un envío al área sin destino certero.
Fuente: El Atlantico