miércoles, 2 de diciembre de 2015

RIVER El modelo 2016

MIENTRAS SE CONCENTRA EN EL MUNDIAL, GALLARDO PLANIFICA EL RIVER DEL AÑO QUE VIENE. APUNTA A REFORZAR LA DEFENSA, ACERTAR CON EL REEMPLAZANTE Y EL SUCESOR DE KRANEVITTER, Y POTENCIAR UN ATAQUE CON MUY POCAS VARIANTES.


Scocco le hizo un golazo a River en la última fecha del torneo. Ya Ramón lo quería.

"Mi trabajo que es pensar en la actualidad futbolística de River, en la posibilidad, en preparar el equipo para Japón e ir pensando a futuro cómo va a ser el River 2016”. Gallardo siempre está una jugada adelantado. Por eso la semana pasada reconoció que “nosotros nos tenemos que anticipar a algunas cuestiones porque al mes de diciembre lo vamos a tener bloqueado por el Mundial”. Las “cuestiones” a las que se refirió el Muñeco son las gestiones para buscar y negociar con los refuerzos que tiene en los planes para el equipo el año que viene. Y si bien “yo nunca doy nombres”, los apellidos que se mencionan para integrarse al nuevo River son los que vienen sonando desde hace rato.

Gallardo intentaría una vez más concretar la incorporación de Ignacio Scocco, una deseo del DT desde que asumió y también insistiría por Silvio Romero, el objetivo postergado del semestre pasado. Para reemplazar a Kranevitter los candidatos apuntados serían Gastón Gil Romero (de Estudiantes) y Joaquín Arzura (Tigre), mientras que para ocupar la vacante que dejó Funes Mori en la zaga Central se buscaría a Javier Pinola, el zurdo que fue figura en el equipo sensación del Chacho Coudet. Otro que está en carpeta es el talentoso volante ofensivo Ignacio Fernández, de Gimnasia.

“La idea nuestra y de Marcelo es reforzar el equipo y de acá a unos días vamos a tener más claro el panorama. Estuvimos con Patanian y D’Onofrio para adelantar algunos tiempos”, dijo Enzo Francescoli, obviamente sin reconocer ninguna gestión, como las que ya se iniciaron con GELP por la mitad del pase de Nacho Fernández y las que admiten en Newell’s (por lo bajo) que existen por Nacho Scocco. Claro que todos intentan respetar el silencio porque el Muñeco ya le pasó factura a Marcelo Lombilla, representante de Lucas Orban, porque abrió la boca. Y el DT dejó en claro que “cuando veo cosas raras, los jugadores me dejan de gustar”.