miércoles, 18 de noviembre de 2015

Eliminatorias rumbo a Rusia 2018

GANO ARGENTINA CON GOL DE BIGLIA A LOS 19 DEL PRIMER TIEMPO...


La Selección se llevó un triunfo importantísimo y muchísimas señales positivas tras su calurosa actuación frente a Colombia.



La obsesión por saber si "la idea" de Martino estaba impregnada o no en la Selección fue tema de discusión a partir de la duda del propio técnico. ¿Qué idea ganó en Colombia? Argentina no renunció a los principios futboleros que se imagina el Tata para el equipo.
Presión, control de pelota, circulación, elaboración y vocación ofensiva son todas palabras tan "lindas" como huecas si no hay una táctica y una estrategia que la realicen. Y ahí es donde los matices de las ideas toman vida y un mismo equipo puede mostrar varias caras. Hartos ya de estar hartos de repetir que Messi es mucho más importante que lo que se imaginan sus peores detractores, Argentina asumió que sus nombres le daban chance de cumplir "la idea" con otras características.
Con Biglia, Mascherano y Banega en cancha, cerrando líneas cuando hacía falta y rompiendo la línea cuando la jugada lo pedía, la Selección empezó a transformar un desafío insufrible en el calor de Barranquilla en quizá el punto de partida de la recuperación. Las señales de vida que se dieron contra Brasil necesitaban un triunfo así de importante.
Muchos se reían de Funes Mori pero no va a ser fácil sacarlo si juega en este nivel. Si algunos no entendían por qué el Manchester City puso tantos millones para llevarse a Otamendi, revean el partido. A la explosión soñada con Di María y/o Lavezzi en tres cuartos le faltó sintonía fina pero el esquema permitió que Argentina siguiera atacando. Si no fue Higuaín, pudo ser Dybala pero la idea no se mancha por ser sólidos en el medio. Incluso, el cambio de Pérez por Lavezzi sirvió para mostrar otro matiz más.
Martino no manchó su idea ni dejó de lado principios por cerrar más las líneas cuando hizo falta. No sólo un caño o un golazo merecen el aplauso y la admiración. La belleza de la solidez no se lleva a las patadas con ninguna ideología futbolística. Ya volverá Messi para agregarle fantasía.