viernes, 8 de noviembre de 2013

CASO WALTER BULACIO: SOLAMENTE TRES AÑOS DE PRESION PARA EL EX COMISARIO ESPOSITO


El ex comisario Miguel Ángel Espósito fue condenado hoy a la pena de tres años de prisión en suspenso por ser "autor" de la detención ilegal del joven Walter Bulacio cuando concurrió a un recital de Patricio Rey y los Redonditos de Ricota en Obras Sanitarias en 1991.


Espósito ausente en la lectura del fallo, fue condenado por el Tribunal Oral Criminal 29 (TOC29) luego de 22 años de ocurrido el hecho y tras prescribir la investigación por el homicidio de Bulacio quien falleció días después de la detención a causa de un "aneurisma no traumático".


Este juicio sólo trató el delito de privación ilegítima de la libertad, puesto que la causa por homicidio prescribió por el paso del tiempo en manos de la jueza de instrucción Alicia Iermini, a quien se le había pedido el juicio político por supuesto mal desempeño y el Consejo de la Magistratura lo rechazó.


El Tribunal, con las firmas de los jueces Rodolfo Goerner, María Deluca Giacobini y Alejandro Litvack en una sala diminuta y con la ausencia del acusado, lo condenó a tres años, uno más que el pedido en su alegato por el fiscal Horacio Fornaciari y la mitad de lo reclamado por la familia del joven, por medio de su abogada María del Carmen Verdú, titular de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi).


Espósito no estuvo nunca presente físicamente en el juicio puesto que alegó problemas de salud, y el Tribunal lo autorizó a seguirlo vía teleconferencia desde un despacho ubicado a pocas cuadras en el Consejo de la Magistratura. 


"Nos interesa señalar que Walter es uno de los 4 mil pibes asesinados por el aparato estatal, ésta es la respuesta del Estado", dijo Verdú quien aclaró que "la familia sabe que la policía es parte".


"Todos sabemos, a Bulacio lo mato a la policía", dijo Verdú, en tanto que Tamara, la hermana de la víctima, se lamentó porque no le van a devolver a su hermano.


Una de las ausencias significativas fue la de la mamá de Walter, Graciela Scavone, porque sufrió de problemas de salud que se lo impidieron, aunque sí estuvieron allegados y organismos de derechos humanos acompañando en la puerta, y pocos otros en la sala de audiencias ubicada en Paraguay al 1500.


Verdú explicó que no podrá apelar la condena porque para hacerlo tendrían que haberle fijado menos de la mitad de lo que ella reclamó, lo que no fue el caso, y sí podría hacerlo la defensa de Espósito. 


Al mediodía, Espósito por teleconferencia agradeció al Tribunal el trato que le dieron durante el proceso, y el haberse tenido en cuenta su estado de salud que le permitió no tener la obligación de estar presente.


El caso Bulacio demandó 22 años para realizar el juicio, la postergación de su inicio por planteo de la defensa de Espósito, y la intervención de al menos cuatro jueces de instrucción, uno de los cuales, Alicia Iermini, fue a quien se le prescribió la causa del homicidio lo que le valió un pedido de juicio político en el Consejo de la Magistratura el cual lo rechazó. 


El 19 de abril de 1991 una multitud acudió al recital que Los Redondos daban en Obras Sanitarias, en el barrio de Nuñez, y Bulacio fue uno de ellos.


El joven junto a otros fue detenido por policía utilizando como herramienta seudo legal el Memorando 40, una disposición interna que permitía a los comisarios a no tener que dar intervención a la Justicia por la detención de un menor de edad, cuando no se tratase de un delito.


Bulacio fue llevado a la Comisaría 35, donde se sospecha que fue víctima de tormentos, y días después murió como consecuencia de un aneurisma no traumático lo que la familia atribuyó al accionar policial.


El caso Bulacio ameritó que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en septiembre de 2003 condenó al Estado argentino por su responsabilidad en el hecho, al haberse visto involucrada una fuerza de seguridad, y ordenó indemnizar a la familia del joven.


La defensa del comisario Espósito, a cargo del penalista Pablo Argibay Molina, trasladó la responsabilidad en los jueces que permitieron la existencia del memorando 40 el cual era aplicado por toda la policía. 


El caso en llegar a juicio en 2009 demoró 22 años, la postergación en dos ocasiones de su inicio, la intervención antes del Tribunal de 47 jueces, y un dato que marcó la querella en el juicio de la inacción: en abril de 1994 la Corte Suprema de Justicia ubicada en el 4 piso del Palacio de Tribunales revocó el sobreseimiento de Espósito y tardó cinco meses en volver el 
expediente al juzgado de menores 4 que intervenía, el cual se encontraba un piso más arriba.