jueves, 13 de septiembre de 2012

Piden juicio oral para Mascardi por la quiebra de Ferro


Acusan al empresario y otros 11 imputados por "cohecho, negociaciones incompatibles con la función pública y administración fraudulenta".
Piden juicio oral para Mascardi por la quiebra de Ferro
El fiscal de instrucción Marcelo Munilla Lacasa pidió la elevación a juicio oral de una docena de imputados por irregularidades en el proceso de quiebra del club Ferro Carril Oeste, entre ellos el ex juez comercial Rodolfo Herrera y el empresario futbolístico Gustavo Mascardi.

El fiscal acusó a los imputados por los delitos de “cohecho,  negociaciones incompatibles con la función pública y administración fraudulenta”.

La lista de imputados está compuesta por el ex juez Herrera, Mascardi, su padre Emilio, el socio del club y agente inmobiliario Aleardo Etcheverri, los ex integrantes del órgano fiduciario Eduardo Angel Andrada, Francisco Tosi, Jorge Oliva y Héctor Fridman, el abogado Enrique Martorell, el ex integrante del Tribunal de Disciplina de la AFA Jorge Atilio Gallelli, el presidente de la empresa de medicina privada Swiss Medical Claudio Belocopitt y su vice, Pablo Herman, y Daniel Ghirimoldi, miembro también de esa firma.

Los procesamientos de primera instancia fueron decretados por el juez de instrucción Fernando Caunedo y confirmados luego por la Cámara del Crimen.

No obstante, y pese al requerimiento fiscal, al que también se adhirió la querella, los abogados de los imputados plantearon una serie de objeciones que están a estudio de la Justicia como paso previo a que la causa pase a la etapa de debate.

En el expediente se investigan supuestas maniobras irregulares vinculadas con el gerenciamiento del fútbol y otras actividades sociales y deportivas de Ferro y un emprendimiento comercial en tierras del club.

El ex juez Herrera tuvo a su cargo el proceso de quiebra de Ferro y perdió su cargo a raíz de las supuestas irregularidades, detectadas a través de una cámara oculta realizada por un programa de TV.

El resto de los imputados están acusados de haber prestado al ex juez Herrera una “colaboración indispensable” para la negociación incompatible que culminó con la adjudicación del fútbol de Ferro a la firma Gerenciar S.A. y del resto de las actividades a Swiss Medical Sport S.A