martes, 22 de febrero de 2011

ALVARADO NO PUDO GANAR COMO LOCAL

Alvarado dominó el primer tiempo y se puso en ventaja por un regalo del arquero rival. Pero en el complemento perdió la pelota y le dio vida a Racing de Olavarría, que no lo perdonó y se llevó un punto. Galería de imágenes del 1-1 en el José María Minella

Alvarado se quedó anoche con un sabor amargo. Porque había realizado un primer tiempo aceptable y, por un grosero error del arquero rival, había conseguido abrir el partido ante Racing de Olavarría. Sin embargo, el equipo marplatense no supo capitalizar esa ventaja para erigirse en dominador. En el segundo tiempo no pudo sostener el ritmo, perdió la pelota y le dio vida a un rival que no lo perdonó. Los olavarrienses, que mejoraron su producción en el complemento, encontraron la justa igualdad a través de una pelota parada y se llevaron un punto del estadio José María Minella, toda una fortaleza en esta temporada.

De esta manera, con el 1 a 1 final, el elenco de Hugo Tenaglia continúa como único líder de la zona 2 del torneo Argentino B, aunque la ventaja sobre su inmediato perseguidor, Independiente de Tandil, se redujo a sólo un punto.

Como habitualmente sucede en el Minella, Alvarado tuvo la iniciativa e intentó ser protagonista desde la tenencia de la pelota. El equipo marplatense eligió la franja derecha para atacar en los primeros minutos. La dinámica que mostró Erviti y las constantes y criteriosas trepadas de Lagrimal avalaron esa búsqueda inicial. A los 4', el ex Aldosivi encaró y combinó con Moreira, que habilitó a Lagrimal aunque el centro del bahiense fue bien interceptado por el arquero Ferreyra.

A pesar del dominio territorial y de su intención de ser profundo, a Alvarado le faltó claridad en la primera media hora. Moreira no tuvo su habitual precisión y a Junior Ischia le costó sumarse al circuito. Como siempre, el cambio de ritmo y la “pimienta” en campo rival llegó de la mano de Juan Sosa. Aunque los desbordes del “Lagarto” terminaron con centros poco precisos. Y Petti, a pesar de luchar en cada envío aéreo, no lograba quedar en posición de ventaja ante la defensa de Racing.

La primera situación clara de Alvarado llegó a los 25'. En una veloz réplica, Petti hizo un excelente movimiento de pivote en la mitad de la cancha y habilitó a Sosa, que se escapó mano a mano ante Ferreyra pero tropezó en el momento de la definición. No hubo penal de Cambi en la carrera.

No obstante, el equipo marplatense justificó su superioridad en el desarrollo a los 33', a través de un error garrafal del arquero de Racing. Tras un pelotazo sin destino de Ischia y ante la cobertura de Cambi y Erramuspe, Ferreyra pifió de forma grosera en su intento de rechazar de zurda y Petti, intuitivo, tuvo el premio a la insistencia y sólo tuvo que empujar el balón, que iba camino hacia el arco.

Tras la apertura del marcador, Alvarado mantuvo su idea. Y sólo un intento final de Cristian Pereyra, desviado, sacudió la tranquilidad de Evangelisti en el final del primer tiempo.

En el complemento, Racing fue a buscar la igualdad con decisión. Se paró en campo de Alvarado y generó dos situaciones en los primeros cinco minutos. A los 3', Baroni quedó en posición de gol pero su remate fue tapado por un providencial cierre de Flamenco. Y a los 5', Evangelisti se lució ante un “fierrazo” cruzado de Ibáñez.

A Alvarado le costó volver a imponer su ritmo y perdió la pelota. Recién a los 16' generó una aproximación de peligro, cuando tras un desborde y centro de Lagrimal, Junior Ischia encaró y remató bajo, a las manos de Ferreyra.

Cuando la búsqueda de Racing había perdido cierta consistencia, los olavarrienses llegaron al empate a los 23'. Tras una infracción de Christovao, García Lorenzo ejecutó el tiro libre en forma de centro y Baroni estampó la igualdad con un cabezazo bajo.

Tras el empate, Tenaglia dispuso el ingreso de Yoao Asprilla en lugar de Petti. Pero las ganas y la velocidad del colombiano fueron a contramano de un mediocampo que terminó a un ritmo cansino y no hubo conexión posible. Y Racing casi da el golpe a los 35', cuando Baroni dejó a Cristian Pereyra mano a mano con Evangelisti. Pero el arquero volvió agigantar su figura y tapó el intento del ex Alvarado.

La última para Alvarado estuvo en los pies de Mauro Castro a los 42'. Tras una correcta circulación desde la derecha hacia la izquierda, Lagrimal abrió para el ex Unión que sacó un potente zurdazo que exigió una gran respuesta de Ferreyra. No hubo tiempo para más y el equipo marplatense se fue masticando bronca por haber resignado dos puntos en casa.

Fuente: Diario El Atlantico