sábado, 7 de abril de 2012

COPA DAVIS: GANO ARGENTINA

Es un punto que puede valer la serie. En 4 horas y 59 minutos, David Nalbandian y Eduardo Scheank le ganaron un partido durísimo a los croatas Marin Cilic e Ivo Karlovic. Y con esa victoria en cinco sets ((3-6, 7-6, 6-3, 6-7 y 8-6), el equipo capitaneado por Martín Jaite se puso 2-1 en la serie, que este domingo intentará cerrar –en el cuarto punto- Juan Martín Del Potro, ante el n°1 de Croacia, Cilic.

Era un día de definiciones en la serie de cuartos de final de Copa Davis, y así lo entendieron tanto los argentinos como los croatas. En el equipo local, David Nalbandian salió a jugar el dobles junto a Eduardo Schwank, pese a que ayer batalló durante más de cinco horas antes de caer en el primer punto de la serie. Y los visitantes se decidieron a poner para este punto que puede marcar el desequilibrio a sus dos jugadores más importantes, Marin Cilic e Ivo Karlovic.

Tras el 1-1 con el que terminó la jornada de viernes, el tercer punto de la serie iba a balancear para un lado u otro las sensaciones de cada uno de los equipos, que irremediablemente definirán el viernes el pase a las semifinales. Y el partido lo arrancó mejor Croacia, con un rápido quiebre en el segundo game, al saque de Schwank. Sin embargo, Argentina se recuperó y en la primera de las dos chances de break point, recuperó el saque con un tiro de Nalbandian, que luego al saque lo confirmó para poner a la dupla 2-2. Sin embargos, los errores en el servicio argentino no terminaron ahí: en el octavo game, clave para el set, Nalbandian entregó su saque con una doble falta y Karlovic cerró el primer parcial al servicio con un claro 6-3.

En el segundo set todo pareció complicarse aún más para el equipo capitaneado por Martín Jaite. Es que Schwank, primero, cometió una doble falta y más errores de la dupla permitieron que Croacia lograra un rápido quiebre. Sin embargo, Argentina se recuperó rápido y volvió a recuperar el servicio para igualar el parcial en uno y luego ponerse en ventaja 2-1. En el siguiente game, Argentina tuvo una doble oportunidad de quiebre pero desaprovechó ambos y en la primera chance que tuvieron los croatas se pusieron 2-2. Todo siguió sin posibilidades de quiebre para ninguno y por eso se definió todo en el tie break. Allí, Argentina tuvo tres set points pero recién en el último consiguió lo que buscaba: el set (8-6 en el tie break) para igualar el partido 1-1 y mantener viva la ilusión.

El rumbo se enderezó para Argentina en el tercer set: el juego de la dupla argentina mejoró, mientras que el de sus rivales se iba llenando de errores no forzados. Así, llegaron los quiebres y la gran oportunidad de cerrarlo en el noveno game. En él, la pareja Nalbandian-Schwank falló en el primer doble set point. Pero en la siguiente oportunidad que tuvo no: con un gran punto de Schwank, llegó el quiebre y el set para dar vuelta el partido, que ahora está 2-1 a favor de los argentinos, que intentarán cerrar la historia en el cuarto para poner también la serie en ventaja para Argentina.

Demasiados errores hubo en ese cuarto set. Las doble faltas de Nalbandian y los problemas de Schwank al volear complicaron el panorama. Con el partido 3-3, Croacia consiguió el primer quiebre, tras una doble falta de Nalbandian, que antes había salvado un triple break point. La dupla argentina desperdició, en el siguiente game, una chance de quiebre y entonces Croacia llegó al saque en ventaja 5-4. La esperanza volvió a escena cuando Argentina se puso 40-0 arriba con el saque de Karlovic, pero recién en la última consiguió el quiebre con una devolución de revés cruzado de Nalbandian. Sin embargo, una doble falta del de Unquillo –tras desperdiciar dos chances de ir al banco en ventaja- dejó a los croatas 6-5. La revancha no tardó en llegar: en la primera oportunidad, la dupla argentina se quedó con el saque de Cilic y la definición se estiró al tie break, que terminó en manos de los croatas por 8-6, tras haber estado 4-1 arriba.

El último parcial no fue menos complicado. Todo lo contrario. Muchos errores de ambos lados hicieron que ninguno pudiera definirlo rápido. Y por eso la definición se estiró hasta cerrarse con una diferencia de dos games, que fue para Argentina. El quiebre, por fin, llegó en el 13° game. Y, luego, el potente saque de Schwank no encontró respuestas en Cilic, quien con una mala devolución entregó el partido (8-6 en el último set) y el punto para la dupla local. La ilusión, que por momentos estuvo en jaque durante el partido, se mantiene con este sufrido, complicado y extenso triunfo.