lunes, 20 de agosto de 2012

RIVER PLATE


El Keko Villalva admitió que tenía decidido irse de River, pero que la palabra de Trezeguet fue importante para quedarse: “Tengo hambre y quiero ganarme un lugar”, declaró.

Daniel Villalva estuvo a punto de marcharse de River. El sentirse tapado y sin lugar en el equipo de Matías Almeyda lo llevó a pensar un futuro lejos de Núñez. Pero se quedó y este fin de semana pasado abrió el marcador en la cancha de Tigre para encaminar el triunfo contra el Matador: “Me quería ir de River, me sentía mal, pero Trezeguet me habló, me tranquilizó. Su experiencia me sirvió. Le pido consejos a él”, explicó el juvenil.
“Trezeguet es como un hermano. En la semana, cuando tenemos doble turno, me concentro con él. Me habla mucho de su experiencia y de todo lo que hizo en Europa. Sus palabras me sirven mucho y fue importante para tomar una decisión. A su vez, es un orgullo jugar con chicos que vienen de las inferiores, como Manu (Lanzini), González Pirez y otros... Los más grandes nos dan consejos y eso nos sirve mucho”, contó en diálogo con La Red.
El chiquitín, por su 1,67, confesó que no tenía su mente ciento por ciento puesta en River: “Pasé un momento difícil, tenía la cabeza en otro lado. Había tomado la decisión de irme a Nacional pero después no se hizo. Hablé con Almeyda y él me dio todo su apoyo. También tuve mucho apoyo de mis compañeros, a los que les estoy agradecido. Tengo hambre de ganarme un lugar. Me sorprendió saber que iba a ser titular contra Tigre, así que el gol fue muy importante para mí, y se lo agradecí a mis compañeros porque ellos me habían dicho que iba a hacer un gol”, remarcó.