miércoles, 2 de enero de 2013

BOCA JUNIORS


BOCA

"Crecí viendo ganar al Boca de Bianchi"

Lleva 51 partidos jugados en Boca, con seis gritos.

Entró por urgencia, fue la aparición del 2012, lo ovacionaron y tocó la Selección. Acá está Sánchez Miño, el pibe que cumplió el sueño de jugar con su ídolo y que ahora será dirigido por el DT que más lo hizo disfrutar.

-Cuando arrancó el primer ciclo de Bianchi tenías ocho años, ahora lo vas a tener como técnico. ¿Qué significa que te pueda dirigir? -A Bianchi lo veía en la tele, yo no paraba de mirar fútbol y fue con lo que crecí. Yo crecí con el Boca que lo ganaba todo y estaba Bianchi de técnico. Va a ser una linda experiencia. Yo era chico y lo disfrutaba porque ganaba todo.
Bautista tiene tres años, la misma edad que tenía su papá cuando Bianchi comenzaba su etapa como técnico en el fútbol argentino, en 1993, en Vélez. Bautista juega y grita detrás de la entrevista. Levanta la voz mucho más que su padre, al que de tan reservado que es casi no se le conoce por los medios. Juan Manuel Sánchez Miño, gran aparición xeneize del 2012, ovacionado y de Selección, habla bajo y piensa lo que dice en la charla con Olé . En el primer día del año y en el de su cumpleaños número 23. Ya brindó por la recuperación de la operación en un hombro, por los sueños cumplidos y por los que vendrán...
-Fuiste uno de los últimos de tu categoría en llegar a Primera, ¿qué pasaba por tu cabeza cuando no se te daba? -Esperaba mi oportunidad, que no me llegaba, que la veía lejos. La lesión de Nico (Colazo) me abrió una puerta y me aferré. Traté de escuchar y aprender lo más rápido posible de la gente más grande para mantenerme en Primera.
-¿Veías muy lejana la oportunidad de llegar?
-La verdad que sí. Fueron momentos muy difíciles, porque veía que jugaban mis compañeros de categoría y también les tocaba a otros más chicos. Sentía que no llegaba, pero se abrió el hueco por la lesión de un amigo y llegué.
-Colazo es de tu misma categoría, ¿cómo jugaban en las Inferiores?
-Yo de lateral izquierdo y él de volante, pero siempre nos íbamos cambiando durante el partido, no era muy fijo. Con Nico nos conocemos mucho.
-Regenhardt decía que habías tardado en llegar, pero que eso al mismo tiempo te había servido para llegar más maduro y afianzarte rápido.
-Uno no sabe, siempre hablamos cuando las cosas ya pasaron, pero sí que me encontré en un momento muy maduro, porque ya tenía un hijo y veía la vida desde otro lugar. También me ayudaron las palabras de los más grandes. Yo hablo y se los agradezco: a Ledesma, Viatri, Román, el Burro (Rivero)... Son gente que escucho mucho. Es muy importante porque ellos ya vivieron lo que me toca vivir. Y luego siempre estuvieron mis ganas de jugar en Boca, porque soy hincha y salí del club. Desde los 11 años, cuando llegué acá, mi sueño era jugar en Primera.
-¿Los más grandes te dieron algún consejo que te haya marcado? -Disfrutar, jugar, que no sufra, que son partidos de fútbol y nada más. Más que nada me enseñaron a disfrutar de la profesión.
-¿Pudiste mantener los pies sobre la tierra?
-No me cambió nada, sólo que ahora me toca estar en Primera de Boca.
-¿Mantenés a los amigos del barrio y del colegio?
-Ellos me ven como el amigo de siempre. Hay que mantener la persona que sos, no por jugar a la pelota vas a ser diferente. El club es muy mediático, pero nosotros los que somos de Inferiores sabemos lo que es, crecimos en esto y estamos acostumbrado.
-¿Qué hacés cuando termina el entrenamiento?
-Paso mucho tiempo con mi familia, con mi hijo, lo llevo al jardín, lo voy a buscar cuando puedo, voy a la casa de mis abuelos, de mis tíos. Estoy mucho con ellos. Vivimos todos en el barrio, en Saavedra.
-¿Qué te dice tu abuelo?
-Mi abuelo fue el que me llevó siempre a todos lados, a jugar al baby, a entrenar en Pintita...
-¿Y tu hijo?
-Tiene tres años, habla bastante. Al principio fue raro para él, pero ahora ya está acostumbrado. A veces va a la cancha, a veces lo ve por la tele. Le da bola al fútbol, pero es muy chiquito.
-¿Hay muchos hinchas de Boca en familia?
-Todos
-¿Qué es lo que te hace más feliz de todo lo que te toca vivir?
-Estoy feliz de poder estar en un plantel de Primera y que me toque jugar con gente que ganó todo. También por haber jugado y convertido en una semifinal de Libertadores.
-¿Cómo es jugar un partido de Libertadores?
-Era algo muy importante, porque los veía por la tele y siempre había querido jugar. Y encima con mi ídolo, con Román... Fue un momento único.
-Te ovacionaron varias veces. ¿Qué se siente?
-No me di cuenta en el momento, me dijeron después y me puso muy contento. Mis compañeros me cargaban, saben que soy tímido y que no me gusta. Me cantaban ellos también.
-¿Cómo viviste la convocatoria a la Selección?
-Me puso muy contento que con pocos partidos me llamaran. Me hubiese gustado jugar unos minutos, pero igual estoy feliz.
-¿Cuál es tu objetivo y tu deseo para el 2013?
-Volver bien, no resentirme. Eso es lo más importante. Después, lo que vendrá, vendrá sólo. Y si viene estaré contento. Pero lo primero es ponerme bien.
Fuente: Ole