domingo, 13 de enero de 2013

RIVER GANO 2-0


Rogelio grita el primero de River.
Rogelio grita el primero de River. 

River arrancó el año con un triunfo esperanzador y un goleador encendido como Funes Mori, que convirtió los dos goles con los que el equipo de Ramón despachó a un Independiente. El Pelado contagia optimismo.

River arrancó con el pie derecho el 2013. El equipo de Ramón Díaz, con muchos juveniles, no jugó excelente, pero fue sólido, supo golpear en los momentos justos y liquidó con justicia a un tibio Independiente por 2 a 0. El Rojo, sin Gallego en el banco y con muchos suplentes, arrancó con energía y convicción, pero se fue diluyendo y terminó resignado.
El partido fue parejo hasta que el renovado Rogelio Funes Mori anticipó a todos a los 40 del primer tiempo y con un cabezazo perfecto estableció el 1 a 0. Hasta ese momento, Independiente había sido superior (salvo por su falta de contundencia en los metros finales). Pero a partir de ahí, el dominio se volcó definitivamente para el lado del Millo, que se agrandó y, con espacios, resultó mucho más claro (bien Tomás Martínez).
Tras el descanso, la historia se definió tras la expulsión de Vallés, a los diez minutos. Fue el golpe final para los de Avellaneda, que, golpeados, dejaron de combatir en el medio y se resignaron al milagro de algún centro. El segundo entonces, llegó por decantación. Hermoso desborde de Villalva y otro cabezazo letal de Rogelio. Iban 20’. Los otros 25’ sobraron. River bajó la persiana e Independiente, se entregó abatido.