jueves, 22 de abril de 2010

Marcelo Marin tecnico de Batan ....nota de el diario El Atlantico


Tras su paso por Talleres, Marcelo Marín tomó las riendas de Los Andes/ Defensores de Batán. El proyecto en el club del Puerto con “Puchi” Mendoza lo desplazó de la dirección técnica, pero rápidamente consiguió club.
Su amistad con Rubén Porco le dio la chance de estar a frente de los bataneases y Marín ya tuvo su debut en el equipo de la vecina ciudad. Fue 1-1 ante Almagro Florida por la primera fecha del torneo Apertura “Círculo de Periodistas Deportivos”, el sábado pasado.
El entrenador le contó a El Atlántico su llegada al club y las aspiraciones del equipo en este nuevo proceso.
“Rubén Porco fue el primero que se comunicó conmigo, él había sido compañero mío como jugador. Ellos habían tenido conversaciones con Carlos Miori primero y no habían llegado a buen puerto, me hizo saber la idea que tenían, me gustó y tenía ganas de seguir dirigiendo. De Talleres, me tuve que ir porque había llegado gente con un proyecto y en Batán tengo la oportunidad de armar un equipo de acuerdo a lo que pretende uno, no pude hacerlo en el equipo del Puerto, porque ya el equipo estaba armado cuando llegué y me costó conseguir refuerzos”, comenzó Marín. “Fui a Batán, ellos pretenden que forme el equipo con gente de la ciudad, los vi y me sorprendí. Hay muy buenos jugadores juveniles, pero les dije que la edad no te hace jugar sino las condiciones y me encontré con chicos que juegan bárbaro, con ganas y mucha humildad, que trabajan. Con eso, más los chicos que llevamos, vamos formando el equipo de a poco”, explayó el entrenador.
- Hay varios jugadores del año pasado que ya no están. ¿Vos tuviste que ver con esas bajas?
- No eran jugadores del club. Es lo que pasa por lo general en los clubes, se va aprendiendo con la experiencia que cada uno se debe al club en que trabaja. Cuando estuve en Boca, cometí el error de irme de Boca y a la vez se fueron 9 jugadores conmigo y se desarmó el equipo. Luego aprendí, me fui de Talleres y no me traje a nadie. Si no el que viene tiene que armar todo y nos pasa a todos los técnicos. Hoy eso pasa porque se mueve todo por amistad y no es lo correcto. Quiero dejar algo en Batán, dejar una base para que el día que me vaya, otro técnico no tenga que traer diez jugadores como pasa en casi todos los equipos.
En cuanto al proceso que pretende encarar, Marín sostuvo que desea estar en Batán al menos por dos años. “Acá en la ciudad no se firma contrato, todo es de palabra y trabajar. Yo me quiero quedar mínimo dos años, pero, depende de los resultados y de otro montón de factores. La gente acá es muy buena, muy trabajadora, sabe lo que quiere, le está costando mucho, de a poco voy conociendo Batán y me encuentro con gente que no conocía, que hace sentir el arraigo del jugador. Yo vengo de Olavarría y nosotros cuando veníamos a Mar del Plata a jugar era Olavarría el que venía, no era mi club, y acá en Batán siento eso. Los chicos están muy unidos y defienden lo suyo, los que han llegado se han acoplado muy bien y eso juega a favor de este cuerpo técnico”, manifestó.
- ¿Qué se siente entrar a un club que aún no tiene sede social, ni cancha propia y que la lucha día a día?
- Yo veo sueños, uno es humilde como ellos y me identifico. Por lo trabajadores que son y quisiera aportar lo mío para que crezcan como club, me interesan mucho las inferiores, los juveniles. Es difícil cuando uno no vive de esto, deja muchas cosas de lado por hacerlo, pero es una pasión y me gusta hacerlo. Espero aportar porque me parece que tenemos la misma base: la de la humildad y el trabajo y no hay techo para los sueños.
- ¿Para qué está este Los Andes/Batán?
- Para ir afirmándose de a poco, para ir encontrando el equipo. Tengo chicos que quieren a la ciudad y son genuinos. Sólo le pido a la gente que los ayuden y ojalá salga un equipo que se pueda mantener con el correr de los años esté quién esté. Que se sigamos formando la base con chicos de allá. Los resultados van a ayudar, presiento algo lindo, ojalá no me equivoque. Los jugadores son hinchas del club y los van a representar de la mejor forma. Son como el gen de Batán: humildad y trabajo.
Cuerpo técnico
Directo técnico: Marcelo Marín.
Preparador físico: Carlos Chiringinian.
Ayudante de campo: Darío Gasparotti.
Utilero: “El Bocha” Martín Ponce.
Por Pedro Gustavo Morales
Redacción El Atlántico