domingo, 15 de mayo de 2011

Alvarado 2 - 1 Boca Rio Gallegos

ALVARADO SACÓ SU CORAZÓN Y DIÓ VUELTA UN PARTIDO INCREIBLE

Venció 2-1 a Boca de Río Gallegos en el Minella. El elenco marplatense perdía inmerecidamente y quedaba al borde de la eliminación. Pero con goles de Christovao y Petti en el cuarto de hora final, se quedó con un festejadísimo triunfo.

Por Francisco Giovanoni - Diario La Capital de Mar del Plata

Son de esos partidos que difícilmente se puedan olvidar. Y de acuerdo a cómo termine Alvarado su historia en este Torneo Argentino B, podrá agigantarse aun mas el fantástico partido vivido anoche en el estadio José María Minella. Los marplatenses estuvieron a quince minutos de una virtual eliminación. Perdían inmerecidamente 1 a 0 ante un Boca de Río Gallegos "amarrete". Pero el elenco de Hugo Tenaglia jamás bajó los brazos, y después de sufrir dio vuelta el resultado en el cuarto de hora final. Con coraje, corazón y entrega, ganó 2 a 1, por la quinta y anteúltima fecha del cuadrangular A del certamen. Y ahora depende de sí mismo para asegurar la clasificación a la siguiente instancia.

Fue una buena primera etapa de Alvarado, a la que le faltó mayor justeza en los metros finales y por ende, el gol. Encima, la injusticia del desarrollo dictaminó que el que menos propuso, Boca de Río Gallegos, se vaya al descanso ganando 1 a 0 en su únicoavance certero. Alvarado salió con todo a buscar el gol tempranamente. Esa era la consigna: convertir antes de los 20 minutos. El elenco de Tenaglia fue vertical, y le imprimió un ritmo vertiginoso a sus avances, pero que también lo transformaron en impreciso cada vez que pisó el área. Los marplatenses buscaron abrir la cancha con las subidas de Lagrimal y Castro por los laterales, más el juego que intentaron proponer Moreira y Alexis Martínez. Todos respaldados por la gran tarea desde el círculo central de Christovao y Erviti, este último permanentemente en contacto con la pelota para marcar los tiempos. Ambos tomaron siempre los rebotes defensivos rivales y ejercieron una presión que posicionaron a su equipo en ofensiva.

Boca de Río Gallegos fue práctico y defensivo. La última línea de tres fue complementada por un mediocampo muy retrasado, listo para salir de contragolpe. El solitario Quiroga, único delantero, no recibió juego. Los patagónicos al comienzo jugaron al ida y vuelta, soltando gente en ataque. Pero a medida que Alvarado creció, se retrasó demasiado.

El elenco de Tenaglia fue de menor a mayor. Con las indescifrables gambetas de Sosa buscó abastecer a Petti. Llegó pero sin claridad: un disparo que se desvió en un rival por parte de Christovao a los 14', tras gran jugada de Sosa. El arquero Martínez manoteó al córner un centro que se cerró de Lagrimal minutos después, y a los 28' hizo fácil un fuerte "bombazo" de Christovao. Los marplatenses cercaron a un Boca en apuros, y a los 37' Santana salvó en la línea un cabezazo de Petti, que en el siguiente avance desperdició una chance nuevamente aérea tras centro de Sosa.

Hasta que, cuando el primer tiempo parecía irse en parda, Boca sorprendió y golpeó, a los 44'. El todoterreno Almeida trepó por derecha y envió el centro que, por detrás de todos, conectó de zurda Aguilera. Evangelisti alcanzó a atajar pero la pelota se le metió por encima. Uno a cero para la visita.

Para el segundo tiempo Hugo Tenaglia no titubeó y se la jugó con dos cambios. Sacó al defensor Flamenco y puso a Dierckx, e ingresó Ischia por Moreira. Tres en el fondo y tres delanteros para dar vuelta la historia. Y Alvarado fue. Entre nervios y tensión, apurando el juego. Ya no tan prolijo, pero con la actitud que requería el momento y la situación. Antes de los 10´ tuvo cuatro opciones: mediavuelta elevada de Martínez, mala definición de Petti en soledad, zurdazo afuera de Ischia y un tremendo remate de Alexis Martínez que pegó en el travesaño, con el arquero rival vencido. También se salvó: a los 15' Arach "peinó" un córner desde la derecha y la pelota dio en el palo. Alvarado continuó yendo, y el buen arquero Martínez voló para tapar un claro cabezazo de Dierckx al ángulo. De ese tiro de esquina, Christovao tomó el enésimo rebote y sacó un "puntazo" que pegó en el travesaño. Increíble.

Hasta que, luego de un gol bien anulado a Alexis Martínez, ingresó Sebastián Fernández por Erviti, y el "Japonés" fue determinante en su primera estocada: a los 31' llegó antes a la pelota que el defensor Paviolo, quien lo derribó claramente dentro del área. Penal. Y hasta en ese remate sufrió el elenco de Tenaglia. Christovao lo pateó al medio, Martínez tapó con sus pies y en el rebote el capitán empujó al fin al gol.

De allí en más quedó la sensación que Alvarado lo ganaba. Y así fue. Porque psicológicamente, con el apoyo enloquecido de su gente, creyó que podía. A los 37' mandó un nuevo tiro de esquina, la defensa de Boca no despejó y la pelota le quedó al goleador Ezequiel Petti, que tras acomodarse sacó un defectuoso remate bajo al palo más lejano de Martínez. Dos a uno, y la locura desatada en las tribunas y el campo de juego.

Los minutos finales fueron sin sufrimiento. Boca no tuvo argumentos para alcanzar el empate. Y Alvarado se encaminó a unavictoria enorme por su desarrollo y fin.

Petti se lesionó en el festejo, pero se quedó en la cancha

Fue tal la alegría y la locura que desató el gol de Ezequiel Petti, que el delantero de Alvarado se dislocó el hombro izquierdo al recibir el abrazo de todos sus compañeros, que se le tiraron encima. Al no haber más cambios, el delantero volvió al campo de juego para terminar el partido, con un vendaje especial. Una vez finalizado el encuentro, el balcarceño fue trasladado a una clínica.

El marplatense Franco Vottola, que iba a ser titular en principio en Boca de Río Gallegos, ni siquiera fue al banco de suplentes en el partido de la quinta fecha del cuadrangular 1 del Argentino B de fútbol. Hoy completan desde las 11 Deportivo Roca y Liniers de Bahía Blanca, que está obligado a ganar para seguir con chances.

Teniendo en cuenta la instancia decisiva del torneo, Boca de Río Gallegos solicitó expresamente al Consejo Federal la presencia en el estadio de un veedor de AFA. Pedido habitual de los equipos visitantes por si los arbitrajes dejan alguna duda?

Alvarado definirá su clasificación nada menos que ante Liniers, como visitante. Sería el próximo domingo por la tarde. Un duelo que será tremendo, ya que los enfrentamientos entre ambos siempre fueron luchados y "picantes". En ese encuentro no podrá jugar Mauro Castro, quien llegó ayer a la quinta amarilla.

Fuente: ascensodelinterior.com.ar