lunes, 9 de mayo de 2011

ALVARADO EN ROCA

Se lo sacaron del bolsillo

GENERAL ROCA, Río Negro.-La bronca, la indignación, la injusticia. Todos esos sentimientos, probablemente, no permitan valorar, al menos en caliente, el buen punto que se trajo ayer Alvarado desde Río Negro. Y resulta lógico. Porque el equipo marplatense, con mucha entrega y una muy buena actuación en el segundo tiempo, conseguía una victoria importantísima para su futuro en el Torneo Argentino B de fútbol. Pero una equivocada decisión del árbitro Alejandro Juan, que hasta allí venía cumpliendo una correcta actuación, le desmoronó la tarde. Y le sirvió el empate en bandeja Deportivo Roca.
Ya se jugaba tiempo de descuento y el juez sancionó un penal a favor del local por una inexistente falta de Evangelisti sobre Puig. Se asombraron hasta los hinchas locales. El árbitro le sacó a Alvarado los tres puntos del bolsillo. Y le dio la posibilidad a Roca de acomodarse bien en la tabla.
Fue 1 a 1, por la cuarta fecha del cuadrangular A. Un empate que, desde lo estadístico, significa un buen resultado para los marplatenses, sobre todo por la derrota de Boca de Río Gallegos. Pero...
Deportivo Roca fue apenas un poco más que Alvarado en la primera parte. El mal estado de la cancha fue determinante en el desarrollo. Difícil poder jugar en un campo repleto de imperfecciones, con desniveles en casi todos sus sectores. La fricción, las imprecisiones y los pelotazos prevalecieron sobre el toque y el juego asociado.
En ese contexto, el local fue más prolijo para encontrar los espacios, manejó más la pelota y por momentos inquietó al fondo de Alvarado. La garantía fue el arquero Leandro Evangelisti, que en la única jugada clara de gol que tuvo Roca en el primer tiempo respondió con mucha solvencia.
En Alvarado arrancó bien Alexis Martínez pero luego se desdibujó. El equipo marplatense, entonces, insistió mucho con Yoao Asprilla, ayer recostado como volante por derecha pero siempre parado en función ofensiva. El problema es que fue prácticamente la única opción de ataque. Al colombiano le pegaron muchísimo (ocho faltas en la primera parte) y casi no pudo desequilibrar con su velocidad. Sosa y Petti, así, quedaron muy desconectados.
En los últimos diez minutos del primer tiempo, el equipo de Tenaglia logró emparejar el juego y llevar el trámite al campo de Roca. Y antes del cierre, casi se va victorioso con un remate de pelota parada de Martínez que el arquero Sand logró tapar con esfuerzo estirándose hacia el palo izquierdo. Alvarado mostró otra cara en el complemento. Lo jugó como candidato, siendo protagonista del desarrollo. Y tuvo, probablemente, su mejor actuación como visitante en toda la temporada. El trabajo de Christovao y Erviti en la mitad de la cancha fue superlativo. Y clave. Porque la seguridad de ambos para contener, hizo que Asprilla, Juan Sosa y Alexis Martínez comenzaran a gravitar en tres cuartos de cancha.
Alvarado estuvo siempre más cerca de convertir, más allá que Roca, con un Fernando Fernández muy activo, también avisó. Pero lo que no pudo en el juego (el palo se lo negó a Asprilla, Sosa y Tambussi) el conjunto marplatense lo consiguió desde los doce pasos. A los 27', a Sosa le cometieron falta en el área tras una buena maniobra individual y Christovao cambió el penal por gol.
La ventaja era merecida. Alvarado logró desnivelar en el segundo tiempo, no sólo en el marcador sino también en el juego. La expulsión de Asprilla (doble amarilla) a los 33' no trajo demasiados inconvenientes. Parado con un 4-4-1, el conjunto marplatense aguantaba bien la victoria.
Hasta que llegó la increíble decisión del árbitro. Ya se jugaban casi 48', y en un córner a favor de Roca que fue a buscar hasta el arquero Sand, Alejandro Juan cobró una falta de Evangelisti sobre Puig que nunca existió. Luna lo convirtió y decretó el empate.
Injusto pero valioso. Alvarado sigue dependiendo de sus propias fuerzas. Y eso el árbitro no se lo pudo sacar.

Por Patricio Mano

Diario La Capital