martes, 3 de mayo de 2011

BARCELONA 1 - REAL MADRID 1

Una cacería Real

A Messi, que venía de romperla en el derby anterior, le dieron de lo lindo desde el principio. Tanto que amonestaron a cuatro por pegarle. El 10 no arrugó y, guapo, encaró siempre. Goleador de la Champions, ahora va por la corona en Wembley.

Patada por aquí, patada por allá. Esta vez el Real Madrid, paradójicamente, terminó con 11 en cancha pero pegó demasiado desde el principio. Y uno de los que más recibió fue nada menos que Messi, a quien Carvalho lo atendió desde el vamos, demostrándole que no se la iba a hacer fácil.

El 10, el que ganó la serie con sus dos goles en la ida en el Bernabéu, se bancó como un duque el juego agresivo del Real. Tan agresivo que cuatro jugadores fueron amonestados por patadas a Leo, que terminó entero. A los 13 del PT hubo una tarjeta por una falta a Messi, a los 25 lo bajó Diarrá, a los 28 otra vez le dio duro Carvalho (zafó de la roja), quien repitió a los 44. En el segundo tiempo, Xabi Alonso fue amonestado, como Marcelo y Adebayor, a cinco del final. Guapo, Messi nunca se achicó, encaró y encaró.

Varias veces se lo vio a Leo revolcado en el piso, golpeado, aunque no hubo ninguna tan fuerte como en el partido de ida. No brilló como en la ida, aunque estuvo cerca del gol. Ahora, ya en la final, como dos años atrás, quiere volver a meterla, ser campeón y terminar como goleador de la Champions.

Fuente: Diario Ole