jueves, 31 de marzo de 2011

Copa Libertadores

QUEDÓ HECHO CARBÓN

Godoy Cruz cayó 2-1 con Peñarol y complicó su clasificación a los octavos de la Libertadores. Olivera puso el 1-0, Darío Rodríguez en contra empató y Freitas le dio la victoria los uruguayos. El Tomba deberá ganarle a Liga en la altura.

El Grupo 8 de la Copa Libertadores están tan apretado que no queda lugar ni para un alfiler. Por eso es que Godoy Cruz, que arribó a Uruguay como líder, tenía que hacerse necesariamente de una victoria. El Tomba sabía que ante Peñarol no podía fallar, puesto que la próxima estación del tren es la difícil Liga Deportiva Universitaria en la altura de Ecuador.

Peñarol, que metió batacazos como el 3-1 en Mendoza, pero que había cosechado poco por las goleadas sufridas con Liga (5-0) e Independiente (3-0), recibía a los de Jorge Da Silva con la premisa ineludible de ganar ante su gente (y la de Godoy Cruz, que copó el Centenario). Y con desprolijidad, pero haciéndose a fuerza de ímpetu, obtuvo su premio.

Las subidas de Matías Mier y Jonathan Urretaviscaya, la producción de Antonio Pacheco y la contundencia de un Juan Manuel Olivera que tiene de hijo al Tomba (tres goles en dos partidos), hicieron que un Carbonero desordenado encontrara el 1-0: córner, la pelota quedó dando vueltas en el área y su goleador la empujó cuando Sebastián Torrico ya estaba completamente derrotado.

El gol en contra de Darío Rodríguez le dio vida al equipo del Polilla, que jamás se achicó. Con un Mariano Donda participativo, que jamás se escondió y que fue el que más probó. Con un Diego Villar y un Nicolás Olmedo que se comieron el círculo central en un segundo tiempo que requería salir a comerse al rival. Pero el ida y vuelta lo vio caer de rodillas cuando Pacheco se escapó y Nicolás Freitas cantó victoria. El Tomba cruzó el charco y vio cómo su fuego quedó hecho Carbón...

Fuente: Diario Olé