martes, 17 de septiembre de 2013

El sobrino de Lectoure admitió que "no imaginaba" la cesión del Luna Park a la Iglesia

Esteban Livera se llevó una gran sorpresa cuando se abrió el testamento de Ernestina Lectoure, dueña del 95% de las acciones del mítico estadio porteño. Aseguró que aún no habló con los representantes de Cáritas ni con los de la Sociedad Salesiana de San Juan Bosco
 
El sobrino de "Tito" Lectoure, histórico dueño del Luna Park, admitió que no esperaba que la propietaria mayoritaria de las acciones legara el emblemático recinto a la Iglesia tras su muerte.
"No imaginábamos esa decisión, porque, estando 'Tito' con vida e incluso después de su fallecimiento, ella siempre decía que el Luna Park iba a ser siempre de los Lectoure", contó Esteban Livera, quien desde hace años se desempeña como coordinador general del anfiteatro porteño.
"Nos enteramos de todo en febrero, cuando se abrió el testamento de Ernestina; para nosotros fue una sorpresa", reconoció el sobrino de Tito Lectoure en diálogo con Radio 10