sábado, 19 de noviembre de 2011

ALVARADO

Facundo Moyano le suelta la mano a Alvarado


El principal sostén económico de Alvarado decidió no continuar ayudando al club para el 2012, tras los incidentes del miércoles y la conducta dirigencial, luego del triunfo 1-0 ante Once Tigres en el Minella. “La decisión es acompañar hasta diciembre” aseguró este viernes
Rotundo. No necesitan explicación las palabras emitidas ayer por Facundo Moyano, principal sostén económico de Alvarado, en relación a los incidentes gestados entre dirigentes, cuerpo técnico y jugadores, tras la victoria 1 a 0 sobre Once Tigres en el Minella, el pasado miércoles por el Argentino B.
“Ha sido algo que ha sorprendido a todos. En particular a mí. Un plantel que va puntero, un técnico que lo trajimos porque justamente tiene trayectoria y porque queríamos a Alvarado en lo más alto. Que se terminen agarrando a trompadas los dirigentes con los jugadores y con el técnico es algo realmente bochornoso”, declaró Facundo al programa radial Juego Limpio (FM91.3).
Explicó su proceder tras conocer la reyerta del miércoles: “Me junté con los jugadores (el jueves) y me comentaron de la falta de gestión. Que la comisión directiva no asume el rol que tiene que cumplir. Destrato y desprecio hacia los jugadores. Problemas que se solucionan sin plata. El tema del agua, como el de atender y acompañar a un plantel que viene consiguiendo resultados, de hecho, se refleja en la tabla”. A lo que añadió sin contemplaciones: “En principio sentí vergüenza, más allá que hoy no tengo vinculación formal, pero vengo acompañando al club desde hace tiempo. Desde el esfuerzo de conseguir los sponsors, de tratar que a los jugadores no les falte nada. Pero, realmente, hay problemas graves de gestión. De concepción del proyecto. Esto no se trata de vamos a ver cómo nos va en el campeonato. Tiene que ver con un proyecto a largo plazo, por eso se están haciendo inversiones en el club. Por eso se está apuntando a una campaña de socios. Más allá que en este conflicto no tuve nada que ver, me sorprendió y avergonzó. Es más, traté de solucionarlo, porque había varios jugadores que no querían jugar más y ahora están mentalizados en el partido en Bahía Blanca. Estoy sin ganas de seguir acompañando el club, por lo menos estando esta comisión directiva”.
Luego, Moyano sentenció: “La decisión mía es acompañar hasta diciembre. Porque eso acordé (el jueves) con los jugadores y asumimos el compromiso de poner todo y dejar a Alvarado en lo más alto. De hecho, ellos lo están haciendo.” También volcó su opinión hacia la actual cúpula: “Esta comisión directiva tiene integrantes a los cuales les guardo aprecio y he compartido parte de la gestión porque la conformé hasta junio pasado. Pero, por lo que me comentan los jugadores y varios integrantes de la propia comisión, hay falta de sentido común directamente”.
De hecho, confesó un diálogo que tuvo en las últimas horas con el presidente Juan Zelaya, en el que le recriminó su actitud frente a Murúa: “Le dije que si tenía que recriminarle algo, reclamarle o si lo tenía que echar (a Luis Murúa), lo haga en otro lado. Se le metieron en el vestuario a los jugadores después de un partido. Encima, no habían cobrado. La plata se había mandado porque de eso yo siempre me encargo de hablar con los sponsors. Entonces, ¿cuál es el problema? Fue una discusión no sé si de cuestiones personales o de planteos por gestos que no se tuvieron. No lo entiendo porque la situación deportiva e institucional de Alvarado no es mala en el sentido de las inversiones y remodelaciones. Entonces, hay un problema real por una crisis institucional por una falta de gestión y de sentido común por muchos dirigentes. Estoy dolido, decepcionado y más afuera que adentro. Porque, me duele decirlo, con esta gente no se puede. Y son buenas personas, pero como dirigentes no están a la altura de las circunstancias”.
En el tramo final de la extensa charla, Moyano rubricó: “Me duele mucho porque desde chico estuve ligado al club. Fui al jardín y jugué al fútbol. Desde el sentimiento del hincha, pero ahora yo pienso en términos políticos y ¿de qué me suma esto? Hacer todo el esfuerzo para juntar empresas y para que el socio tenga un beneficio. Para terminar en esto, comiéndome un garrón. Alvarado no es lo único que tengo en mi trabajo. Ahora voy a encarar una responsabilidad muy importante (asumirá como Diputado Nacional en diciembre) y no estoy para comerme estos garrones. Me duele como hincha y por el esfuerzo que hago desde lo personal. Siempre hablo de Alvarado cuando tengo la oportunidad. Esto no se valora. Por lo menos, esta gente no lo ha valorado.” Incluso no dio marcha atrás al sentenciar: “Ya les dije que me iba. No sé que harán ahora, si seguirá el técnico o qué. Tras lo sucedido, ¿qué autoridad tiene esta comisión directiva? ¿Qué autoridad tengo yo de seguir avalando todo esto? ¿Cuál es mi beneficio? Esa es la cuestión. Ni siquiera tenía pensado capitalizar nada desde lo político por mi vinculación con el club. Tampoco puedo pedirle a la comisión directiva o al presidente que se vaya. Es una determinación que tienen que tomar ellos mediante sus estatutos. Por eso me voy yo. Creo que es lo más racional, porque no me deja bien parado esta actualidad”.

NOTA: Diario El Atlantico