lunes, 1 de agosto de 2011

INDEPENDIENTE

Todavía tiemblan

Japón volvió a sacudirse a las 23.58 por un terromoto de 6,1 en la escala Richter con epicentro en la costa de la provincia de Shizuoka, donde está el Rojo, y el plantel se pegó un flor de susto. Están todos bien y no hubo daños.

Atrás había quedado otro día de trabajo y de adaptación en tierras niponas. Por delante quedaban menos de 48 horas para la final con el Jubilo Iwata de Japón. Pero de golpe toda la calma se sacudió. Tembló. Literalmente. Porque un terremoto de 6,1 grados en la escala Richter, con epicentro en la costa de la provincia de Shizuoka, sacudió el país una vez más y se sintió hasta en Tokio.

No bien se empezó a mover piso, paredes y demás, los jugadores del Rojo se levantaron de la cama y bajaron a medio vestir al lobby desde hotel, desde el piso siete y ocho que ocupan en el hotel. Allí fueron confluyendo todos y certificaron que no era una sensación de algún trasnochado sino que al tierra se había movido realmente. En los últimos ocho días, en Japón hubo tres sismos de más de seis grados, pero éste fue el que más se sintió y el que asustó seriamente a todos. Afortunadamente, no hubo daños ni heridos y todo quedó una anécdota de viaje para contar a la vuelta del viaje, que además de que sea con Copa, ahora todos quieren que sea pronto.

Fuente: Diario Olé