viernes, 19 de agosto de 2011

ESPAÑA

Jugó en Alvarado el padre de la nueva joya “merengue”Leo y Nacho, sus aprendices mas apreciados

Miguel Angel Coira junto a su familia

A principios de mes una noticia revolucionó el mundo del fútbol: con apenas 7 años, el jugador argentino Leonel Coira fue fichado por un año por el Real Madrid, de España. Y como todos los caminos conducen a Mar del Plata, Area Chica MdQ se ocupó de revisar su historia y descubrió que su progenitor vistió la camiseta del “torito” en un tramo de la década del 90.
En una entrevista concedida a nuestro portal, Miguel Angel Coira hizo un repaso de su trayectoria: “como futbolista, jugué en Villa del Parque, Argentinos Juniors, Vélez Sarsfield, Tigre y Veracruz de México”. “Pero el que más amo y más sentí – aseguró – fue Alvarado; los momentos que viví en ese club fueron realmente espectaculares”.Nacido el 13 de enero de 1973, este hincha de Racing de Avellaneda se confiesa como testimonio vivo de las enseñanzas de Ramón Maddoni, a quien define como su “espejo”.Coira llegó a España hace cuatro años, con la esperanza de que el proyecto que ya había implementado en otros países (Argentina, México, Venezuela) diera frutos luego de un lustro. Sin embargo, los tiempos se adelantaron desde su desembarco en una pequeña institución de la zona sur de Madrid, la Escuela Municipal de Fútbol Moraleja de Enmedio.Sobre esa experiencia, el formador de talentos señaló: “en mi segundo año de trabajo, ya comenzó a visitar nuestras instalaciones la gente del Real Madrid, Real Valladolid, Atlético Madrid, Valencia, Getafe, Villarreal y el Rayo Vallecano, todos de España, pero también vinieron desde Inglaterra, Portugal y Alemania, naciones donde hoy por hoy tengo pupilos que dan fe de mi tarea”. “Mi gran anhelo es formar futbolistas que, ante todo, sean personas de bien”, subrayó.Asimismo, el papá del “mini-Messi” contó: “la temporada pasada volví a jugar después de un tiempo prolongado. Como las inferiores del club habían crecido a pasos agigantados, me propuse salir campeón y ascender con la primera división del club, objetivos que tuve la suerte de concretar como DT y como futbolista”. “Ahora – indicó Coira – mi nuevo reto es llevar a Moraleja a ser uno de los grandes de la Federación Madrileña de Fútbol, y trabajaré fuerte para conseguirlo”.Este 2011 fue redondo para él. Y el protagonista de la historia no se cansa de repetirlo: “lo que me ha pasado este año será inolvidable para mí; más aún porque la frutilla del postre es que mis hijos podrán disfrutar del deporte número uno del mundo en grandes clubes europeos”. “El mayor, Ignacio Miguel, se incorporó al Valladolid y el más pequeño, Leonel Angel, intentará concretar sus sueños de futbolista profesional en el Real Madrid”, apuntó.Por último, consultado sobre sus aspiraciones a futuro, Coira respondió: “me encantaría que Alvarado me convocara para trabajar, de modo de poder transmitir mis conocimientos y ayudar a los chicos a crecer, de la misma manera que lo hago de este lado del planeta”. “Ojalá alguna vez pueda concretarse esa posibilidad, ya que mi gran ambición es aportar un granito de arena para que el gigante del interior, con esa hermosa hinchada que tiene, se convierta en un equipo de Primera”.

Nota : Silvana Trapani