martes, 28 de junio de 2011

RIVER:PASSARELLA

Daniel Passarella dio la cara tras el descenso de River y cargó contra Aguilar y su CD. Y también hizo autocrítica respecto de su reacción post superclásico con el presidente de la AFA: "Se está empezando a generar en el fútbol argentino un cambio que no va a tardar en llegar”.

Daniel Passarella, presidente de River, sólo había dicho al pasar “me sacan con los pies para adelante”, luego del partido con Belgrano. En una extensa charla con ESPN Radio Rivadavia, habló de absolutamente todos los temas. “No me siento bien para nada. Es difícil vivir este momento de mi glorioso y querido River Plate, es el segundo dolor mas grande de mi vida y lo estoy sufriendo muchísimo”, explicó, ubicando este momento de River apenas detrás de la muerte de su hijo. Una vez hecho el descargo emocional, no hubo tema al que el Kaiser le hiciera asco.

Primeramente, señaló a la dirigencia de José María Aguilar como la principal responsable de la pérdida de la categoría: “La gestión anterior lleva el más grande grado de responsabilidad. Fue un proceso largo pero hubo algunas cosas muy puntuales: agarramos el equipo en descenso directo, con un plantel desmantelado, con los contratos de los jugadores en estado de precariedad, hasta la utilería habían saqueado… Pensamos que el club tenía una fiebre alta y nos encontramos con un coma cuatro”.

En esa misma línea, Passarella dio a conocer los primeros datos de la auditoría que prometió cuando era candidato: “Por ahí la gente quiere que haga todo lo que prometí en la campaña en un año y medio y no se puede. Una parte de la auditoría está terminada y algunas cosas se descubrieron pero no es fácil”. Contó, entre otras cosas, que se le habían iniciado diversos juicios (entre ellos por administración fraudulenta) tanto a Aquilar como a su vicepresidente Mario Israel. “La semana que viene va a salir a la calle y va a estar disponible para el público”, anunció.

En cambio, sí negó que fuera a realizar una convocatoria de acreedores para sacar al club del pozo: “Absolutamente no. Al campeonato económico le vamos ganando por goleada. Agarramos el club con 220 millones de déficit y en nuestro primer semestre tuvimos un balance positivo de 21 millones, habiendo vendido a un solo jugador (Buonanotte). En River se acabaron los quioscos y ahora se trabaja con honestidad”.

Cuando le preguntaron qué grado de responsabilidad le cabía al propio Passarella, este contestó contra los que lo acusan de soberbio: “Discutí con (Julio) Grondona. No se si fue el momento justo. La gente que no me conoce dice que soy soberbio. ¿Cómo hay que vivir en la vida? ¿Arrodillándose? ¿Pidiendo limosna? No es mi manera, yo soy de la manera que el socio de River me votó y no voy a cambiar. Esta es una lucha larga y se está empezando a generar en el fútbol argentino un cambio que no va a tardar en llegar”.

Aclaró que nunca había criticado a los árbitros ni al ente rector del fútbol argentino, aunque está en contra de las formas de Grondona: “Tres meses no fui a la AFA porque estaba en desacuerdo con lo que pasaba. Después del partido con Boca no aguanté más”. Y finalmente sentenció: “Hicimos todo lo que podíamos hacer para salvar a River”.

Click Aquí