lunes, 6 de septiembre de 2010

ALVARADO 1 INDEPENDIENTE 0

Con equipo nuevo,ganò pero sin perder la esencia
Hugo Tenaglia debuto ganando en Alvarado

Sorprendió el “Torito” con un muy buen primer tiempo, sobre todo en ofensiva y se fue al descanso arriba en el marcador. Pero en el complemento sacó el pie del acelerador, lo dejó avanzar al rival aunque no lo inquietó demasiado. Hasta que a falta de 20 minutos, el local sufrió la expulsión de Luis Gómez y tuvo que aguantar. Allí apareció la figura de Evangelisti y la solidaridad del resto. Le llenaron el área de centros y a los 49´ le quebraron la resistencia y la alegría. Pero el árbitro, a instancias del línea, anuló el tanto por una supuesta posición adelantada y le permitió el festejo a Alvarado. Sufrido, pero festejo al fin.
El inicio fue parejo, no había progresos en el campo. Hasta que apareció Yoao Asprilla. El colombiano, a los 5´, tras un veloz desborde por derecha tiró un centro muy cerrado que obligó al arquero visitante a despejar al corner. Fue la primera muestra del moreno, que dos minutos más tarde se metió a la hinchada en un bolsillo, cuando encaró por la banda diestra, le metió show (doble “bicicleta”) a la gambeta para desairar a un rival y tirar un buen centro que Minor cabeceó, pero un tanto desviado.
A nivel colectivo, el conjunto de Tenaglia se adueñó de la pelota e intentó jugar con criterio y tuvo buenas variantes ofensivas para quebrar el cero. Buscó por las bandas con Minor, Asprilla e Ischia, y por el centro con Napolitano y Villán. La primera media hora, el protagonista fue claramente el local. En ese lapso, Asprilla tuvo dos opciones claras. A los 17´ se llevó la pelota por delante tras un envío de Minor desde la derecha; y a los 24´ luego de un gran pase de Napolitano, el colombiano encaró en diagonal de derecha al centro, ingresó al área, desparramó a dos rivales con un lindo enganche y definió “tres dedos”, pero el arquero se interpuso entre la pelota y la red de manera brillante.
Luego, hubo unos minutos de desconcierto lógico (por ser el debut) en el fondo de Alvarado y la visita casi logra abrir la cuenta, con una definición de Turri (pase excepcional de Prezioso entre líneas), pero se fue por encima del horizontal.
Y ahí, en el momento que Independiente parecía emparejar la cosa, apareció una gran maniobra de Diego Napolitano. A los 37´ el ex Roca, recibió por derecha en el borde lateral del área, se llevó la pelota hasta el fondo, donde con una gambeta corta se sacó al marcador de encima y puso la pelota en el punto penal para la aparición de Villán, que metió un gran cabezazo y marcó el 1-0.
Sobre el final de esta etapa sólo hubo tiempo para un disparo de Galavert, que obligó la buena intervención de Evangelisti.
El elenco de Tenaglia salió a dormir el partido en el complemento. Alvarado pareció estar más abocado a la recuperación, que a definir el pleito. En ofensiva inquietó apenas con las proyecciones de Castro y la habilidad de Napolitano.
Decididamente, el local reguló, tanto que le permitió a Independiente hacerse de la pelota, animarse y salir a buscar el empate. Pero no encontró los caminos y el “Torito” estaba aplomado, seguro, firme y hasta fue más peligroso en el primer avance claro. Fue sobre los 16´ con un desborde de Asprilla con posterior centro, que Villán dejó pasar para la llegada de un compañero que nunca apareció.
Así, con orden y disciplina en la marca y sin arriesgar demasiado, el triunfo parecía no correr peligro. Pero en el fútbol abundan los imponderables que puede revertir todo en un instante. Y Alvarado es propenso a esas cosas, así lo marca su esencia, su historia. Es que en dos minutos (22 y 24) Luis Gómez recibió dos tarjetas amarillas y por ende, la roja. Restaban 20 minutos en los que había que aguantar a un Independiente que sumó gente en ataque y empezó a llenar el área de Alvarado con centros y pelotazos.
Sin replegarse demasiado, los de Tenaglia se desdoblaron en la marca. El entrenador rearmó la línea de cuatro defensores, sacando a Napolitano y haciendo retroceder hasta el mediocampo a Asprilla, quedando Villán como único punta. Así aguantó, y cuando no pudo, se lució Evangelisti. A los 30´ ante un remate de Prezioso; a los 33´ definió defectuoso Esponda en posición inmejorable; y el arquero local, de manera espectacular desvió un potente disparo de Maxi Villar, a los 34'.
La defensa se cansó de despejar los pelotazos de los tandilenses, que parecían no tener más. Pero sobre los 46´ encontraron el gol en una pelota parada que peinó Lecuona y la colocó al palo opuesto. Un golazo, pero mientras algunos se lamentaban, otros observaron la bandera levantada del juez asistente, marcando una supuesta posición adelantada, que anuló la igualdad y le devolvió el triunfo a Alvarado que, a su manera, con sufrimiento, festejó
en el debut.
Nota : Gentileza Diario El Atlantico