domingo, 12 de septiembre de 2010

RIVER 1 ARSENAL 0

Gano River y esta entre los punteros
Históricamente el Monumental fue terreno hostil para Arsenal (no ganó nunca) y por eso no sorprendió que el equipo de Gustavo Alfaro saliera con sus líneas retrasadas para aprovechar algunos espacios con la habilidad de Luciano Leguizamón. Un jugador determinante para la poca inventiva que tiene el sólido equipo de Sarandí.
En la primera parte no pudo ejecutarse esta parte del plan. La faz defensiva del visitante cumplió porque lo de River no fue claro y porque tampoco tuvo volumen en su juego. A Arsenal se le hizo fácil en este sentido.
Sólo un zurdazo de Funes Mori desde afuera del área llevó peligro al arco de Campestrini, como un tiro esquinado desde cerca que dio en un poste. Muy poco para un equipo que jugó de local y que tiene necesidades imperiosas de sumar puntos.
A River no le basta con la interminencia de Ortega (cada vez mayor) para crear juego ya que no es suficiente con las buenas intenciones de los jóvenes carrileros del equipo que dirige Ángel Cappa.
Nos referimos a Affranchino y a Pereyra, para ser más precisos. River fue quien trató de asumir las responsabilidades y por eso marcó la impronta en la primera parte aunque no bastó para sacar diferencias en el resultado.
En los minutos finales se vio (no mucho) a River superior respecto de su rival. Al menos los de Nuñez llevaron a Arsenal contra su arco sin dejarlo pasar la media cancha. River tiene voluntad, aunque esta lejos de ser un equipo de jeraraquía. También es verdad que River está lejos de esto desde hace mucho tiempo. En definitiva, el primer tiempo, se consumió en medio de la chatura y la falta de brillo en el juego.
La reanudación del complemento se dio con demoras. Los jugadores de Arsenal entraron al campo con más de un minuto de retraso y por eso Gustavo Alfaro no pudo quedarse en el banco.
Luego de unos primeros minutos en los que Arsenal mostró algo más ambición, otra vez se dio lo mismo del primer tiempo. River tomó el control de la pelota y fue por el resultado aunque se topó con el mimo inconveniente. La flata de inventiva. A todo esto Cappa mandó a Caruso a la cancha y sacó a Rojas. La idea del entrenador fue rodear mejor a Funes Mori, al que se le hace muy complicado luchar contra todos.
Igualmente, Arsenal seguía teniendo chances no porque las tuviese sino por la lectura del juego. River se desarticulaba en defensa porque debió asumir el compromiso de ganar el partido. Y esto cuando no es parejo de los lados, siempre corre más riesgos de quedar mal parado el que cuenta con la iniciativa. Así de claro estaba planteado el partido cuando se jugaban 20' de la segunda parte. Nada novedoso por otra parte.
Una increíble jugada se produjo a los 21'. Almeyda falló en un cierre y Leguizamón no pudo sacarle tajada al error del legendario jugador de River porque el Carrizo le tapó un pelotón. El partido se había abierto para esa altura y Arsenal podía meter una estocada.
Todo dependía de sí mismo y de su voracidad por ganar y quedar como único líder, aunque el punto también le servía de mucho. Por esto nadie podía entrever que decisión adoptaría el equipo de Sarandí de cara al tramo final del partido. River había aflojado la intensidad de sus ataques y eso no era bueno para los muchachos de Cappa.
Recién a los 31' River llegó al arco y anotó con un cabezazo de Funes Mori tras un corner provocado por un remate de Ferrari que obligó a Campestrini mandar el pelotazo afuera. River le torcía el brazo a Arsenal cuando, paradójicamente, lo tenía controlado. Arsenal pagó caro la especulación del empate porque bien pudo haber urdido otro tipo de partido. Así es el fútbol y hay que bancarla.
Alfaro con algunos cambios intentó darle a su equipo un matiz más ofensivo en el final pero casi no habia tiempo. Al partido le quedaban pocos minutos y el dibujo cambió. Ahora Arsenal era quien pasaba a quedar más expuesto por necesidades del marcador. River lo tuvo de nuevo con Caruso pero esta vez el arquero Campestrini estuvo firme y tapó el mano a mano. River pudo liquidarlo y Arsenal quedaba con vida.
River, al darse cuenta que Arsenal era impotente, bajó los decibiles y trató de tener la pelota para circularla y para que el reloj se agotara. River al final pudo sostener la victoria y en esta fecha mira más la tabla de arriba. Los millonarios alcanzaron los 13 puntos, misma cantidad que Vélez y Estudiantes, aunque este último con un partido menos.