sábado, 11 de septiembre de 2010

LANUS 1 GODOY CRUZ 1

te tomba a puro gol
Linda volea de Ramírez, tremenda bomba de Rojas, bonita definición de Castillo, pecho y gol de Villar: Godoy Cruz fue imparable frente a un Lanús que sólo peleó en el primer tiempo.
Se dirá que Lanús estaba justo en su mejor momento. Se escuchará, también, que la de Sebastián Blanco, igualita a la de Ariel Rojas, pegó en el travesaño. Habrá excusas porque en situaciones, fue parejo. Podrán haber quejas con el destino como eje principal, porque una de Maximiliano Lugo pegó en el palo, rebotó para adentro y salió sin rozarle la espalda a Nelson Ibañez. Lo que no entrará en la discusión es que David Ramírez juega para Godoy Cruz.
Y es que el Tomba tiene una columna vertebral formada. Pero, lejos de tener personajes, huesitos, imprescindibles en sus cervicales (puede entrar Jairo Castillo y definirlo, puede arrancar desde el inicio Rodrigo Salinas y puede acompañar César Carranza) y en sus lumbares (puede ingresar Nico Sánchez para defender en el final, pueden hacer dupla Leonardo Sigali y un esta vez endeble Jorge Curbelo), tiene en su zona dorsal, la del medio, a quienes son su alma y vida para hacerle culto al fútbol: Ramírez y Nicolás Olmedo.
De ellos dependió, y depende, la gestación del equipo de Omar Asad. Ellos pisan las uvas para que los demás degusten el vino. El volante central, con su quite elegante y su precisión para darla redondita tras cada recupero. El enganche, por su petición constante de la pelota, su gol y la claridad a la hora de soltarla, delicada, exquisita, para que Rojas hiciera el 2-1 clave.
Enfrente, la única salida fue Mario Regueiro. El uruguayo guapeó una pelota a Curbelo sobre la línea, le hicieron un penal y lo convirtió. Ese había sido el transitorio 1-1 cuando todavía no se avecinaba el baile. El Turco metió mano, entró Jairo y danzó para el 3-1. Después llegó el grito de Diego Villar para desatar la fiesta. Y, el tinto ya estaba sobre la mesa...
Fuente : Diario Ole