lunes, 20 de septiembre de 2010

ALVARADO

esta vez no le alcanzo con un tiempo
El mejor jugador de Alvarado, Asprilla ya mando la pelota a la red sobre la hora puso el descuento
BAHIA BLANCA.- Alvarado volvió a regalar un tiempo. Como en el debut. Pero, esta vez, su rival no lo perdonó. El equipo marplatense fue superado por un Liniers muy compacto en la primera mitad, perdió a Adrián Arévalo por una agresión infantil y se fue al descanso en inferioridad numérica y con dos goles de desventaja. En el complemento aprovechó el retraso del local, fue con mucho empuje y mejor juego, pero se encontró con un notable Juan Manganaro.
En definitiva, el equipo de Hugo Tenaglia volvió a mostrar dos caras, pero esta vez la negativa tuvo mayor peso en el resultado y cayó 2 a 1 con Liniers de Bahía Blanca, por la tercera fecha del Argentino B de fútbol.
Alvarado evidenció que es un equipo en formación. Trata de imponer su identidad, pero sólo de a ratos. Es irregular. Y ayer, se encontró con un conjunto, literalmente. Liniers, más allá de las bajas de esta temporada, juega de memoria. Más en su cancha, donde las dimensiones son más chicas que la media (más aún que el José María Minella).
El partido arrancó parejo, con los dos equipos tratando de trasladar rápido la pelota al campo contrario. Pero los espacios no abundaron para los habilidosos (Diego Napolitano estuvo perdido por el centro) y ambos eligieron atacar por las bandas. Alvarado lo hizo por la izquierda, donde Adrián Arévalo se mostró como salida permanente, y Liniers por su derecha: por allí trepó Gabriel Dietrich, Franco Barragán le ganó el duelo a Junior Ischia y Franco Pulgar también se recostó para juntarse con los dos mencionados anteriormente.
Yoao Asprilla apareció de forma intermitente en el juego. Así y todo, tras una buena maniobra habilitó a Darío Villán, cuyo remate impactó en el cuerpo del arquero.
Ante las dificultades para llegar de forma asociada, Alvarado insistió con envíos en forma de centro. El propio Villán ganó en las alturas tras un córner y obligó una gran respuesta de Manganaro, quien sacó el balón del ángulo.
Más allá de esas dos situaciones, Liniers fue el más claro y práctico para generar riesgo. A partir de la movilidad de los mediocampistas, el local encontró los espacios necesarios para entregarle de forma ?limpia? la pelota a los puntas. Además, contó con un Julio Acosta que aprovechó todas las facilidades que le otorgó la defensa marplatense. El ? 9? ya había avisado con un remate en el palo, pero no perdonó a los 37? al conectar de cabeza a la red un centro de Rosell, ante la pasividad de Mauro Castro en la marca y la inercia de Leandro Evangelisti, quien quedó estático bajo los tres palos.
Sobre el cierre de la primera mitad, Adrián Arévalo se hizo expulsar por una agresión sin pelota a Arroyo. Enseguida, Gonzalo Troncoso bajó de cabeza la pelota tras un córner y Rosell sentenció a Evangelisti con un zurdazo dentro del área chica.
Ese minuto fatal condicionó a Alvarado para el complemento. Con un hombre menos y 0-2, Tenaglia decidió darle más equilibrio al mediocampo con el ingreso de Juan Pablo Yabrón, muy importante en la recuperación. El visitante, con tres en el fondo, apostó a envíos largos para la velocidad del incansable Asprilla. A los 22? el colombiano hizo una buena jugada por izquierda y dejó de cara al gol a Minor, pero apareció Rosell en última instancia para desviar un balón que tenía destino de red.
Liniers le entregó la pelota peligrosamente al rival. Y con el ingreso de Juan Sosa, Alvarado fue más incisivo en ataque. Entre el ex Douglas Haig y Asprilla se las ingeniaron para complicar a la defensa rival. Napolitano estuvo más participativo y Villán fue una amenaza en cada centro al área. Pero Alvarado chocó una y otra vez con Manganaro. El arquero tuvo muchos reflejos para contener un cabezazo Villán a los 33? y ocho minutos más tarde achicó muy bien para tapar un remate de Yabrón.
Antes, Asprilla había definido al lado del palo después de combinar con Sosa. El colombiano tuvo su premio en la última jugada del partido, tras enganchar dos veces para desairar a los defensores rivales y convertir, por fin, el gol del descuento. Pero ya era demasiado tarde.
Quedó claro que a Alvarado todavía le falta para conformarse como equipo. Pero al menos, ante Liniers mostró reacción con un hombre menos y se encontró con buenas respuestas desde el banco. Virtudes que no alcanzaron ayer, pero que sirven de cara al futuro.
Los equipos
Liniers 2: Manganaro (8); Dietrich (5), Gonzalo Troncoso (6), Mauro Martínez (5) y Iubatti (5); Franco Barragán (6), Cocciarini (6), Gastón Arroyo (6) y Rosell (7); Pulgar (6) y Julio Acosta (7). DT: Néstor Comino.
Alvarado 1: Leandro Evangelisti (5); Lagrimal (5), Leonardo Tambussi (6), Mauro Castro (5) y Adrián Arévalo (4); Diego Minor (5), Christovao (6) e Ischia (4); Diego Napolitano (5); Yoao Asprilla (7) y Villán (5). DT: Hugo Tenaglia.
Goles: en el primer tiempo, 37? Acosta y 47? Rosell; en el segundo tiempo, 49 Asprilla.
Cambios: en el segundo tiempo, en el inicio, Juan Pablo Yabrón (6) por Ischia, 14? Iván Agudiak (5) por Acosta, 24 Juan Sosa por Minor, 27 Podlesch por Iubatti, 34? Cayumán por Villán y 38? G.Fidalgo por Rosell.
Incidencia: en el primer tiempo, 46 expulsado Arévalo
Cancha: estadio Alejandro Pérez, de Liniers (muy buena).
Arbitro: Jorge Suárez, de Pehuajó (4).

Fuente : Diario La Capital