domingo, 30 de junio de 2013


COPA CONFEDERACIONES

Manifestación de fútbol

    Todo Brasil festeja el título. Paliza ante España para conquistar la Copa Confederaciones.
    Brasil se lució ante España, dio cátedra en su casa y le ganó 3-0 con dos goles de Fred y uno de Neymar. Así, se quedó con la Copa Confederaciones, que estuvo empañada por las protestas de la gente. Ahora sí, festeja el país entero.
    Qué fiesta, y puramente de fútbol. Brasil, en su casa, le dejó en claro a España quién es el verdadero rey de la pelota, y le dio una verdadera paliza. Fue un exquisito 3-0 para conquistar la Copa Confederaciones en el Maracaná, su templo, y así darle una alegría al pueblo, que venía a pura protesta social en la previa de cada juego.
    Fue una Copa atípica, teñida por los reclamos populares y los constantes problemas de organización. Pero Brasil, en la cancha, sigue siendo el Scracht, ése al que no le podés dar ni medio metro, porque no te perdona. Y España lo hizo, pecó de inocente, arrancó perdiendo al minuto con el gol de Fred, y desde ahí jamás reaccionó.
    La aplanadora amarilla, manejada por Neymar, llegó al segundo gracias al pibe maravilla, y sentenció la ventaja final con el 3-0 de Fred al comienzo del segundo tiempo. A los de Del Bosque no les salió nada: Sergio Ramos tiró un penal afuera, Piqué se fue expulsado y el tandem Xavi-Iniesta jamás pudo hacer pie.
    Brasil fue claro, concretó cuando debía, y sus jugadores se encargaron de ser los manifestantes. Pero de fútbol, buen fútbol, para demostrarle a España que el camino no está allanado, y que todavía hay rivales a vencer. Los jugadores lo lograron, y permitieron que la pelota uniera al pueblo en un solo grito: ¡Campeón!