lunes, 3 de junio de 2013


TIGRE 1 - SAN MARTIN (SJ) 3

Santo endiablado

La postal del final del encuentro. (Télam)

San Martín no dejó pasar su oportunidad y logró un triunfazo 3-1 sobre Tigre para seguir soñando con la salvación del descenso. Los sanjuaninos tuvieron a Riaño como gran figura y superaron a Independiente en el promedio.

Hay que decir que fue una tarde/noche soñada para San Martín de San Juan. Venía con con la irregularidad de ganar en su casa y perder fuera de ella, pero en Victoria se reencontró con la ídem para mantener su sueño de quedarse en la máxima categoría del fútbol argentino. No será sencillo, pero no está muerto quien pelea.
A pesar de que llevaba diez fechas sin ganar fuera de su casa, el equipo de Forestello salió decidido a buscar los tres puntos y se los llevó merecidamente. Apenas tuvo unos minutos de distracción, previos al descanso, justo el momento en el que Janson puso el descuento parcial. Después, fue un Santo endiablado.
La gran figura del encuentro fue Claudio Riaño, quien tuvo dos definiciones mágnificas para concretar dos golazos. En el primero, un pasito adelantado, concretó a lo Messi, dejando sentado a Albil; en el segundo, volvió a picársela al arquero después de superar en la corrida a dos defensores rivales. Caprari fue el autor del segundo, decorando una gran jugada colectiva. ¿Y Tigre? Tuvo problemas para generar peligro y pagó cada error en defensa.
Vital triunfo de San Martín, para cortar la racha sin sumar de visitante justo cuando dos de los tres encuentros que le quedan son en esa condición: Belgrano y River. Ah, como para seguir soñando, superó a Independiente en el promedio y ya pone la mira en Quilmes y Argentinos.