jueves, 26 de agosto de 2010

COPA ARGENTINA DE FUTBOL

Se viene la Copa Argentina de futbol
En los últimos días, Julio Grondona dio precisas instrucciones de acelerar los preparativos de la Copa Argentina, el nuevo megatorneo federal por eliminación cuyo comienzo se prevé, en principio, para febrero de 2011 en disputa simultánea con el Torneo Clausura de Primera División.
La denominación de megatorneo no es antojadiza ni mucho menos: intervendrían en él, los 20 equipos que actualmente militan en Primera A, los 20 de la B Nacional, los 22 de la B Metropolitana, los 20 de la Primera C y los 18 de la Primera D de la AFA junto con los 24 conjuntos que intervienen en el Argentino A y los 48 del Argentino B. O sea, 172 clubes, 12 de ellos cordobeses: Belgrano e Instituto por la B Nacional, Talleres, Racing, Sportivo Belgrano de San Francisco, Alumni de Villa María y Estudiantes de Río Cuarto por el Argentino A y General Paz Juniors, Atenas de Río Cuarto, 9 de Julio y Tiro Federal de Morteros y Complejo Deportivo de Justiniano Posse por el Argentino B.
No resulta sencillo armar una programación para semejante cantidad de participantes y que además, quepa entresemana en coincidencia con la Copa Libertadores, la Sudamericana, la Copa América de Seleccionados nacionales y a partir del último trimestre de 2011 con las Eliminatorias para el Mundial de Brasil 2014. Pero en la Comisión de Torneos de la AFA se trabaja a marcha forzada, tomando los antecedentes de competiciones masivas similares como la Copa del Rey de España, la Copa de Italia, la FA Cup Inglesa o la Copa de Brasil.
Grondona quiere tener el boceto listo cuanto antes para ofrecérselo a Direct TV, la empresa de televisión satelital que está dispuesta a comprar los derechos de televisación del nuevo campeonato para brindarlo como la atracción principal de sus nuevas señales deportivas con formato digital y multiplicar sus abonados en la Argentina y en toda Latinoamérica.
De acuerdo a lo que
Mundo D pudo establecer, la fase inicial duraría de febrero a julio y en ella, participarían los 152 equipos de ascenso que se eliminarían entre sí a partido único. Para economizar viajes y no interferir con la disputa de los torneos principales, la idea sería que en esa fase se crucen los conjuntos de una misma ciudad o de zonas cercanas.
Al cabo de esa primera fase, surgirían 12 equipos que sumados a los 20 de Primera División, formarían un cuadro de 32 clubes que se eliminarán a partido y revancha jugando dos veces por mes a partir de julio y hasta octubre. En ese mes, se prevé disputar la final, que al igual de lo que sucede en la Copa del Rey de España, podría celebrarse a partido único en una ciudad neutral. Se buscará que esta etapa decisiva en la que todos los encuentros serán televisados comience luego de la disputa de la Copa Libertadores de América.
El único antecedente de un torneo similar data de 1969, cuando se disputó la edición anterior de la Copa Argentina que ganó Boca, al cabo de dos finales ante Atlanta en el desaparecido Gasómetro de San Lorenzo de Almagro. Aquella lejana Copa la jugaron 18 equipos de Primera A, 2 de la B (Almagro y Los Andes) y 12 del interior entre febrero y julio de ese año. Sportivo Belgrano de San Francisco fue el único representante del fútbol cordobés, pero resultó eliminado en primera fase por Argentinos Juniors. Entre 1970 y 1971, se jugó una segunda edición, pero AFA declaró el título desierto.
Cuarenta años más tarde y en un contexto futbolístico diferente, con los millones de la televisión de por medio, parece resurgir un torneo que presentará dos atractivos fuertes: la siempre excitante eliminación directa y la posibilidad de que un equipo humilde se sienta grande por una vez y sea capaz de marginar a uno poderoso en esos mano a mano que dejan un marca grande en la emoción y en la historia.
En Córdoba. Como en las primeras fases eliminatorias los equipos se agruparán por su cercanía geográfica para economizar los traslados, será muy probable que, al menos, cuatro de los cinco equipos de Córdoba capital (Instituto, Belgrano, Talleres, Racing, Juniors) se eliminen entre sí y el restante deba jugar ante uno de los conjuntos del interior de provincial. El escenario, de confirmarse, resulta promisorio porque anticipa seis partidos con eliminación directa para los primeros meses de 2011, muchoa de ellos con tradición de clásico.