martes, 8 de junio de 2010

SELECCÌON ARGENTÌNA

Buen clima en la Seleccion Argentina
Romero escucha atentamente a Diego Maradona
Alegria en el plantel a muy pocos dias del debut
Diego hizo un reducido con los supuestos 11 para el debut ante Nigeria divididos en dos bloques: los defensores de un lado y los delanteros del otro. Al final los ganadores castigaron a pelotazos a los vencidos. Y a él también...
Y vos, ¿de qué lado estás? Es la pregunta que se le podría hacer a Diego Maradona. El DT de le Selección dispuso una práctica de fútbol -reducido y no tan formal- con los supuestos titulares de ambos lados. ¿Cómo es esto? De un lado los encargados de defender, es decir los cuatro del fondo (aunque Jonás se un lateral-volante) más Mascherano; y del otro los que atacan: Verón, Di María, Tevez, Messi e Higuaín. Titulares vs. titulares. Y con una perla al final: los perdedores, con Maradona incluido, todos adentro de un arco y fusilados a pelotazos por los vencedores.
Muchos esperaban que Diego empiece a confirmar los once con una práctica formal, con trabajos tácticos y despejando dudas, pero no fue tan así. Por un lado, los últimos 15 minutos del entrenamiento (tiempo que se abrió la puerta para la prensa) no tuvieron mucho de seriedad. Fue un fútbol con muchas risas, sin reglas y un festejo especial al final: el equipo de pechera naranja (tenía a los posibles delanteros titulares) terminó castigando al de celeste (el de los defensores titulares) con pelotazos. Hasta Diego la ligó, que se sumó a los vencidos, todos juntos adentro del arco, y también recibió un bombazo. Igual, todo entre risas y bromas. Al final hubo duelo al travesaño entre Higuaín, Pastore y el utilero Dady (invicto hasta el momento), que terminó ganando el del Madrid.
Por otro lado, hay que analizar lo futbolístico. Porque Maradona juntó en grupos a los posibles titulares, las famosas sociedades que alguna vez pregonó Basile, ex DT de la Selección. De un lado jugaron juntos Jonás (que será lateral-volante por derecha), Demichelis, Samuel, Heinze y Mascherano, los encargados de cuidarle el arco a Romero. Enfrente estuvieron Verón, Di María, Tevez, Messi e Higuaín, las armas de ataque de celeste y blanco. Completaron los suplentes, por ejemplo Milito y Palermo con Micho, Masche y compañía. Finalmente los delanteros titulares le ganaron a los defensores titulares. Están afilados.