jueves, 20 de mayo de 2010

Liga Nacional de Basquetbol

Peñarol se puso 3 a 1 sobre Atenas y puede consagrarse en Mar Del Plata
Peñarol de Mar del Plata venció en Córdoba a Atenas por 85 a 74 y quedó 3 a 1 arriba en la serie de la final de la Liga Nacional de básquetbol. El quinto juego será el martes 25 a las 21 en el Polideportivo Islas Malvinas. Esa noche Peñarol tiene la gran posibilidad de consagrarse campeón de la Liga. Peñarol le ganó 85-74 el cuarto partido de la serie final a Atenas y quedó a un paso del título. El próximo martes, en su casa, puede definirse el campeonato.
Peñarol quedó a un paso de conseguir el título de la Liga Nacional. Aprovechó la sequía ofensiva de Atenas y lo venció en Córdoba, por 85-74 y se adelantó 3-1 en la serie final. Si consigue un nuevo triunfo, el martes, en el Polideportivo de Mar del Plata (tiene un invicto de 38 partidos), logrará el campeonato que se le niega desde la temporada 93-94.
Leo Gutiérrez, después de la victoria, premiado como el mejor de la cancha, se largó a llorar en medio de las declaraciones: “Yo igual la quiere a esta gente (por los cordobeses), pero yo no cagué a nadie, a nadie”, dijo en respuesta a los insultos reiterados de los hinchas locales, que la temporada anterior lo convirtieron en ídolo cuando los llevó al campeonato.
Los cordobeses tuvieron una ventaja temprana de 11 puntos (45-34), a los 17 minutos, apoyados en la efectividad de Juan Manuel Locatelli, quien acertó 5 triples de 6 intentos. El local, con buena defensa, se llevó el primer tiempo 50-43 dejando una muy buena imagen en su juego de conjunto, una vez que cerró los caminos de Kyle Lamonte, tato Rodríguez y Martín Leiva.
Pero Atenas se durmió una larga siesta en el tercer cuarto y permitió la reacción de Peñarol, que clavó un parcial de 13-0 y emparejó el marcador. Fue palo y palo hasta el cierre de ese parcial, tras una recuperación del local y un rash ofensivo que lo devolvió arriba en el tablero por 66-61.
En el cuarto, otra vez Atenas se durmió en ataque y ya no le alcanzó con el esfuerzo defensivo. Peñarol, en 5 minutos, con aciertos de Mata, Gutiérrez y Lamonte, más el despliegue del base suplente Campazzo, se disparó con un parcial de 17-2 y se encaminó a la victoria que lo pone a las puertas del título.