miércoles, 12 de mayo de 2010

BASQUET

Esta noche Peñarol recibe a Atenas a las 21 hs
Doce partidos de Copa Argentina. Tres del Super 8. Seis de la Liga de las Américas. Cuatro del Interligas. Cincuenta en lo que va de la Liga Nacional. En total, setenta y cinco cotejos. Y recién ahora, cuando cae el telón, todo parece comenzar. Tal es la fascinación que genera en el hincha "milrayitas" la final de la Liga Nacional de Básquetbol, el gran objetivo de la temporada. Para todo el pueblo peñarolense. Desde el último hincha hasta Domingo Robles. Desde el más humilde colaborador hasta el capitán "Tato" Rodríguez, símbolo del equipo y de los sueños de muchos.Hace dieciseis años que Peñarol ganó su único título de Liga Nacional. Y desde entonces volver a conseguirla ha sido una quimera, perseguida con mayor ahínco desde hace cuatro temporadas, desde que los resultados comenzaron a ir de la mano del tamaño de la pasión "milrayitas". Esta noche el equipo marplatense comenzará a pelear por otra oportunidad de conseguir su preciado anhelo. En el Polideportivo desde las 21 volverá a medirse, como en la temporada anterior, con Atenas de Córdoba. Con la diferencia que la ventaja deportiva, esta vez, está del lado peñarolense. Y seguramente será otra batalla formidable. Peñarol derrotó a los cordobeses las dos veces que se cruzaron por la Liga, en la final del Súper 8 y por la Interligas. Pero, salvo el partido jugado en Córdoba, abierto a puro triple a favor de los de Sergio Hernández en el primer tiempo, todos fueron batallas cerradas. Definidas por detalles. La posibilidad de definir en casa en un eventual séptimo partido no es la única diferencia en relación a la serie anterior. Además, cambió de manos la posesión del as de espadas, Leonardo Gutiérrez, hoy en poder de Peñarol. Por otro lado, en el banco de Atenas, en lugar de Rubén Magnano, estará sentado (sólo una manera de decir) Oscar Sánchez, un símbolo de Quilmes.No puede haber ingredientes más atractivos para esta final. Ronda también la cuestión del cansancio, que supuestamente favorecería al equipo local.Mientras que Peñarol llega a esta definición tras haber barrido con Lanús y Boca en cuartos y semifinales, Atenas se sacó de encima a Regatas Corrientes y Juventud Sionista con mucho más dificultad, en ambas ocasiones en cinco juegos desgastantes, sobre todo los últimos con los entrerrianos.De todos modos, la motivación es tal a la hora de una definición de esta naturaleza que el cansancio puede ser relativo. Cuando Peñarol enfrentó a Boca en la final de la temporada 2006/2007 venía de barrer a Atenas y de derrotar 3-1 a Regatas en las semifinales. Su rival, de dejar atrás en cinco juegos a Ben Hur y a Libertad de Sunchales. Y el final de la historia es por todos conocido.Que las finales no se ganan a priori ya es una lección por todos aprendida. Esta noche comienza una nueva historia. No dependerá de los antecedentes que tenga un final feliz para Peñarol. Los equipos Peñarol: Sebastián Rodríguez, Kyle Lamonte, Marcos Mata, Leonardo Gutiérrez y Martín Leiva. DT: Sergio Hernández. Atenas: Juan Pablo Figueroa, Juan Manuel Locatelli, Albert White, Diego Lo Grippo y Djibril Kanté. DT: Oscar Sánchez.Cancha: Estadio Polideportivo Panamericano.Arbitros: Pablo Estévez, Daniel Rodrigo y Juan Fernández.Hora: 21.