jueves, 20 de mayo de 2010

Basquet - Peñarol de Mar Del Plata

"fue nuestro peor juego del torneo"
Sergio Hernández analizó la derrota del martes y dijo que fue el punto más bajo del equipo en la temporada. “Los 8 partidos seguidos ganados en play offs, nos dieron una tranquilidad que, a veces, no es conveniente para una final”.

Poco después de la dura caída del martes ante Atenas, Sergio Hernández fue categórico: “Fue nuestro peor juego del torneo”. El técnico de Peñarol hizo una profunda autocrítica de la actuación del equipo en el primer juego en Córdoba, aseguró que el hecho de venir de tantas victorias seguidas, a veces puede influir negativamente, y también se refirió al flojo desempeño de Kyle Lamonte.
Esta noche, el equipo marplatense tendrá revancha en el Orfeo y buscará un triunfo para recuperar la tranquilidad y quedar a un paso de dar la vuelta olímpica. “Me pasó muchas veces de ganar por 20 un partido y en el siguiente perder por 20. Todo puede pasar en una serie entre dos buenos equipos como Peñarol y Atenas. Esta vez ellos fueron superiores. Tendremos que prepararnos bien”, destacó el entrenador.
A la hora de analizar la derrota del martes, Hernández aseguró que la superioridad de Atenas en el juego, fue mayor a la que refleja el resultado final. “A excepción del primer cuarto, Atenas siempre fue mejor, estuvo siempre adelante y nos superó en el juego. Nosotros hicimos nuestro peor partido del torneo, aunque también tiene gran mérito el rival, que ya había demostrado en Mar del Plata que podía jugar así y ganarnos. Aunque la diferencia fue de 12 puntos, en el juego fue mayor”, opinó.
Sobre la actuación de Peñarol, Hernández manifestó que “no hubo ningún cambio en la estrategia de Atenas. Hizo lo mismo que en los dos juegos anteriores, pero lo hizo bien. Mantuvo una gran defensa y estuvo mucho más certero en ataque. El problema fue que nosotros lo ayudamos con una mala lectura del juego. El triunfo sobre la hora en el segundo partido, los 8 partidos seguidos ganados en playoffs, nos dieron una tranquilidad que, a veces, no es conveniente para una final. En los dos últimos partidos cometimos muchos errores que no son típicos de Peñarol”.
Hernández, al igual que tras el segundo partido, tuvo una consideración especial sobre el norteamericano Kyle Lamonte, sobre el que expresó que “esta vez no gravitó y en eso tiene mérito la defensa de Atenas. El no se pudo olvidar de jugar. Su problema es que confunde roles. Por ser un anotador, a veces cae en el egoísmo. Para él es una exigencia grande, no se anima a tomar las decisiones que toma siempre, no está leyendo cuáles son sus oportunidades. El quiere ser el asesino del equipo y ya va tener su oportunidad, ya tendrá su gran partido”.