domingo, 24 de abril de 2011

ARSENAL 1 - GIMNASIA 1

Corazón valiente

Gimnasia perdía con Arsenal por un gol de Obolo y estaba al borde del nocaut. Pero apareció Barros Schelotto, con mucho amor propio, para poner la igualdad y que el Lobo siga en la pelea. Fue empate en un final para el infarto.

Los hinchas de Gimnasia ya perdían la paciencia, no soportaban una nueva derrota de su equipo. Es que Arsenal ganaba con gol de Obolo y se perdía situaciones claras para liquidar la historia. No había nada que hiciera creer en una remontada. Hasta que apareció el corazón valiente de Guillermo Barros Schelotto para convertir su primer gol desde que volvió para retirarse en el club de La Plata.

Fue una bomba anímica que impulsó a los compañeros del Melli a sacar fuerzas de donde no había. Como contrapartida, los de Alfaro acusaron el golpe y perdieron confianza. Ahí, el Lobo se animó a jugar por abajo para tener el mejor momento de su rendimiento. Neira estuvo activo y Schelotto pareció ser el mismo que en el Clausura 1997 metió su último gol, a San Lorenzo, antes de dejar GELP.

Ya sobre el final, el encuentro se abrió y los dos lo pudieron ganar. Monetti respondió bien ante Obolo y Alustiza, mientras que los delanteros de la visita fallaron las suyas. Por eso, Gimnasia sigue sin ganar.

Arsenal pagó no haberlo liquidado cuando el rival no daba signos de vida y sigue sin poder despegarse de los que están fuera de la Promoción (está en la misma línea que Independiente). En tanto, la valentía del Guille le permitió rescatar un punto al Lobo, aunque sigue sin sumar de a tres y complica su estadía en Primera. De ahora en más será puro corazón, siempre al borde del infarto, para tratar de evitar lo tan temido.

Fuente: Diario Olé