domingo, 10 de abril de 2011

LANUS 2 - BOCA 0

Boca no enGrana

En un partido pobre, Lanús rompió el cero con un gol de Valeri y cuando Boca iba por el empate, Hoyos le hizo el segundo. Palermo no pudo cortar la sequía, Román no pesó y el equipo de Falcioni no pudo llegar a tres victorias consecutivas.

El comienzo del segundo tiempo, apenas unos segunditos en los que Insaurralde le tiró un pase totalmente controlable a Riquelme y éste no pudo frenar una pelota que tuvo destino de lateral, denotó lo que sería –o seguiría siendo- el trámite de un partido en el que Boca volvió a ser Boca y en el que a Lanús le bastó con conseguir cierto vuelo sobre el final para que los tres puntos se quedaran en el Sur.

En un principio, la historia era titulada como una de las más aburridas del Clausura. Boca había sido apenas la astucia de Chávez y un tiro de Riquelme. Lanús, un par de contras basadas en las corridas de Regueiro. A los de Falcioni, otra vez, les faltó creación, ingenio y orden en la cueva. Claro, la fórmula salvadora, los pies del Diez, como contra Colón y Estudiantes, no siempre amparará a un equipo que no se encuentra en el verde césped. Que no puede hacer del tándem Erviti-Riquelme una herramienta apta para generar peligro.

Falcioni recurrió a los mismos remedios, pero no encontró las mismas curas. Palermo, que sigue estirando su racha negativa, afuera; Viatri, hombre hacedor de la última victoria, adentro. Claro que, a esta altura, era Lanús el único de los dos que encontraba algo de precisión en lo que su gestor –Valeri- pretendía. Así llegó el primero, en un descalabro total en la defensa de Boca y en una gran definición de quien es, junto a Camoranesi –el Grana sintió su ausencia-, el encargado de proyectar el fútbol de Lanús.

Boca no tuvo reacción, ni siquiera sabiendo que la derrota lo dejaba lejos del pelotón de arriba y, sobre todo, a ocho del líder River. Se entregó a merced de un equipo que encontró en un córner, con Insaurralde y Caruzzo dormidos, un segundo gol que decretó el nocaut. ¿No va más? Por juego, por puntos y por funcionamiento, Boca está un par de leguas atrás de quienes pelean el campeonato. Suplicar otro envión generado por ese reanimado Riquelme de las fechas anteriores es hoy su última esperanza.

Fuente: Diario Olé