domingo, 10 de abril de 2011

TIGRE 0 - ALL BOYS 1

Victoria de oro

All Boys cortó una racha diabólica y le ganó a Tigre en su casa. Obtuvos su segundo triundo en el Clausura y ahora está mano a mano con Olimpo en la tabla de los promedios. El gol lo hizo Barrientos perfectamente habilitado.

Cuando el nerviosismo es el que manda, la táctica y la técnica difícilmente puedan aflorar sin restricciones. Todo lo contrario: los partidos suelen salir cerrados y con mucha más suela que empeine y más roces que juego colectivo. Y los nervios suelen ser mucho más difíciiles de controlar cuando la tabla del promedio presiona de tal manera que cualquier error puede significar la vuelva a la promo o al descenso directo.

Así salieron a jugar Tigre y All Boys, con toda la presión encima. Y con la desgracia para los de Victoria que en una de las primeras jugadas Barrientos, sí Hugo, el mismo que volvió loco a Gio Moreno, conectó el 1 a 0 y cortó una racha diabólica del Albo de 592 minutos, los últimos habían sido los de Grazzini ante Vélez, en la segunda fecha. Fue también ese partido, el útlimo triunfo de los de Floresta en el torneo y el comienzo de un bajó que lo volvió a comprometer con la tabla que, al inicio del Clausura, parecía olvidada.

Tigre trató de reponerse rápido del impacto, tratando de que su hombre gol pudiera romper con una defensa que se cerraba con el paso de los minutos y no regalaba nada. Pero el partido entró en el terreno en el que mejor se movió All Boys en este torneo, en el del roce, la discusión canilla con canilla y la pierna fuerte. Nadie habla de mala intención, pero sí de una búsqueda de bloquear al adversario cueste lo que cueste.

Y los de Arruabarrena sientieron el impacto y se desesperaron. Empezaron a buscar más la pierna que la pelota y fue ganancia para los de Romero. All Boys ahora discute mano a mano con Olimpo su permanencia, si hoy terminara el campeonato debería jugar un desempate con Olimpo para ver quién juega en la Promo. No divide y sabe, que depende nada más que de ellos.

El tumulto del final, con piñas, manotazos, corridas y forcejeos fue el fiel reflejo de un partido chivo chivo. Pezzotta, que siguió de cerca los incidentes, decidió expulsar a Juan Pablo Rodríguez, el más buscado por los muchachos de Tigre.

Fuente: Diario Olé