domingo, 3 de julio de 2011

BOXEO:Barros retuvo el título en fallo polémico

MENDOZA (Télam, por Oscar Pinco).- El mendocino Jonathan Barros (56,100 kilos) retuvo esta madrugada el título pluma AMB ante el panameño Celestino "Pelenchín" Caballero (57,150), en fallo no unánime y polémico.

La pelea se desarrolló en el Polideportivo La Colonia, de Junín, a 60 kilómetros de la ciudad de Mendoza, ante un apreciable concurrencia.

Luego de doce asaltos parejos, pudo apreciarse un mejor balance en favor del panameño, que derribó a su oponente en dos oportunidades, en el primer y noveno rounds.

Sin embargo, los dos jurados estadounidenses, Raúl Caiz y Danny Nelson, dieron ganador al mendocino por 114-112 y 116-111, respectivamente.

El puertorriqueño César Ramos, en tanto, falló en favor de Caballero por 115-111, una tarjeta que no sólo entregó la característica de "no unánime" al veredicto sino que también pareció acercarse más a la justicia, a partir de lo ocurrido arriba del cuadrilátero.

Barros fue sorprendido de arranque por un boxeador de exquisita técnica y mayor alcance de brazos: ya a los 17 segundos "Pelenchín" conectó un golpe que impactó en la cara de "Yoni" y lo mandó al piso.

Pese a la desventaja física (17 centímetros menor), el púgil mendocino buscó contrarrestar el desarrollo a partir de su guapeza, proponiendo la "pelea corta".

Así, a partir de la tercera vuelta Barros fue tomando cierto control de la situación, plantándose en el centro del ring y conectando golpes a la zona hepática, con el propósito de minar la resistencia física del retador.

Inclusive, en el sexto capítulo, el actual campeón logró derribar al panameño, pero el árbitro Luis Pabón consideró casual la caída de Caballero, adjudicándosela a un resbalón.

La pelea siguió transcurriendo en un marcado clima de paridad y equilibrio, hasta que en el noveno round el panameño aprovechó otra desconcentración de Barros, conectó a la mandíbula y se produjo la segunda caída. Hubo cuenta de ocho y el mendocino se puso inmediatamente de pie.

Los últimos asaltos fueron parejos, con Barros intentando descontar una hipotética diferencia que el panameño le había sacado. Así se llegó a las tarjetas y el "ganamos" que expresó el promotor local, Osvaldo Rivero, apenas tomó nota del fallo de los jurados, se pareció mucho a una sensación de desahogo y alivio.

“Estoy muy contento, muy feliz, porque es lo que buscamos. Hice un trabajo excelente para esta pelea y no pensaba regalar nada. La gente me levanta y estoy muy agradecido”, sostuvo el campeón sobre el ring, ni bien tomó conocimiento del fallo favorable.

Barros analizó el combate y se quejó: "fue una pelea muy dura, muy sucia. Recibí muchos golpes en los riñones".

Por su lado, el retador también esbozó críticas pero sus mayores destinatarios fueron los jueces y dijo: "creo que me llevé la victoria, pero sabía que esto podía suceder".

"Se pueden revisar los videos, con jueces neutrales, que puedan sacar una excelente decisión y verán que Celestino Caballero ganó la pelea por lo menos por dos puntos”, agregó hablando en tercera persona para dar síntomas evidentes de su enojo.

"Estamos en Argentina. Yo respeto lo que ellos dictaminen (por los jurados) pero los dos golpes de nocaut fueron claros. Dominé y gané muchos asaltos. Así son los fallos localistas", analizó.

“Los golpes más claros fueron los míos. El me pegó mucho en la nuca, golpes ilegales, como ocho o diez por asalto. Y nunca le quitaron un punto. Ahí arriba hay un Dios", expresó.

Finalmente, el panameño puntualizó: “Me gustaría una revancha inmediata, y que fuera en un lugar que no sea la Argentina".

Barros elevó su palmarés a 33 victorias (18 nocauts), 1 derrota y 1 empate, en tanto Caballero quedó con una foja de 34 triunfos (23 nocauts) y 4 reveses.