viernes, 15 de julio de 2011

Palermo admitió su mala relación con Riquelme

El máximo goleador de la historia de Boca dijo que su retiro servirá para descomprimir el vestuario; aseguró que nunca discutió con Román, pero que el trato era frío, de “hola y chau”, según informa

Días después de haber colgado los botines, Martín Palermo habló como nunca antes de su interna con Juan Román Riquelme. Aunque dijo que no quería revelar “lo que pasaba dentro del vestuario” de Boca, el “Titán” admitió que la mala relación entre los dos referentes del plantel “xeneize” influía en el resto del grupo, “sobre todo en los más chicos.

Lo que sucedía generaba una situación incómoda hacia los compañeros, hacia el cuerpo técnico y también hacia los periodistas mismos”. Y en ese sentido, agregó: “Creo que mi salida va a servir para descomprimir un poco el vestuario”.

Tras descartar que “nunca me peleé ni jamás hubo una discusión” con Riquelme, el máximo goleador de la historia de Boca explicó que “hace varios años que no tenemos la misma relación que al principio. Nos llevábamos bien hasta que de un momento a otro se cortó. Se hizo una relación fría, de ‘hola y chau’ y nada más.

Nunca supe por qué había ocurrido esto. Ni yo lo hablé, ni Román lo habló”. Si bien durante años se desmintió y se buscó desdramatizar la puja entre los dos ídolos, el flamante ex jugador reconoció que “no es fácil convivir de esa manera, todo el tiempo se habla o se está generando una situación. Con el tiempo fue cambiando la forma de manejarnos.

Dentro de la cancha sabíamos lo que significábamos para la gente de Boca, para el grupo y lo que teníamos que responder. Tenemos formas completamente diferentes de pensamiento, de ser; la realidad es ésa”. Entre los momentos más difíciles de esa “guerra fría”, Palermo recordó el día que alcanzó el récord al marcar su gol número 219, ante Arsenal, y Riquelme le “gambeteó” el abrazo en el festejo. “Fue una situación fea, más allá de las explicaciones que él después pudo dar. Lo sentí como un desplante hacia mí.

Era un momento para compartirlo con mis compañeros y fue muy incómodo, no esperaba una muestra así dentro de la cancha”. Más allá de las diferencias personales, Palermo destacó a Riquelme como “un grandísimo jugador” y expresó que le gustaría “volver a ver al Román del 2007 en la Copa Libertadores. Uno lo vivió y sabe lo que es como jugador, eso nadie lo discute porque muestra su calidad.

Es un jugador pensante, desequilibrante a la hora de ponerte una asistencia”. Suelto como pocas veces, hasta se animó a analizar el presente de su ex compañero: “Creo que lo tiene mal el tema de las lesiones, el problema de la rodilla, y le está costando encontrar el nivel y más que nada encontrarse bien consigo mismo, porque las lesiones te pasan factura.

Creo que es uno de los factores por los que no puede completar un campeonato entero ni jugar todos los partidos. Y quieras o no, eso te afecta mucho. No sé internamente qué sentirá él o qué le pasará por la cabeza, porque nunca lo charlamos”.